INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

01.12. COPLAS DEL PORRERO

 




969837 Visitas
desde el 1 de mayo 2007
PRIEGUENSES EN LA HISTORIA - Percy en Adarve. (Sátira y humor)

11. ANTOLOGÍA DE PERCY. (José Madrid Mira-Perceval) (VII)

Con los poemas: "Resolución, "¿Y tú, qué opinas", "La primera adhesión", "Poco pica".

© Enrique Alcalá Ortiz



 

             RESOLUCIÓN

 

Es un verdadero agobio,

son muchas las atenciones

que conmigo tiene Antonio;

los regalos a montones

arruinan a mi novio.

 

¡Es tan fino y tan atento!

Tengo alhajas por docenas

y regalos más de ciento

y la verdad me da pena

su mucho desprendimiento.

 

iSu ruina es casi segura!

?¡ Yo no sé madre que hacer!

?Pues la solución es una:

icasarte pronto con él

y se acabó la finura!

 

           ¿Y TÚ QUÉ OPINAS?

 

Son muchas las discusiones

entre suegras, entre yernos,

entre amigos, entre hermanos,

si son mejor los inviernos

o son mejor los veranos.

 

Quiero dar a conocer

a mis amables lectores

la opinión mía cual es:

¡yo prefiero las calores,

no me gusta ver llover!

 

Tiemblo cuando se aproxima

frío en el mes del Rosario,

con su olor a naftalina

al ver sacar del armario

abrigos y gabardina.

 

Cuando siento pregonar

«asaíllas y calientes»

y las «castañas tostás»,

me castañetean los dientes

del tembleque que me da.

 

Cuando miro a la «Rocío»

con brasero y con mantón,

atelerida de frío.

esquina del Torrejón,

es mucho más grande el mío[2].

 

¿Y lo que hay que sufrir

con tanto dichoso barro

que no se puede salir?[3]

¡Y cuando coges catarro....

destilando la nariz...!

 

Si al cine quieres entrar

en algún día festivo

¿encuentras localidad

aun cuando seas amigo

de Martos o de Millán?[4]

 

¡Y el gasto tan imponente

que tienes con el picón!

Sea de Pedro o de Vicente

de Antonio o el de la Unión:

¿Es ese un gasto corriente?[5]

¿Y si el abrigo está viejo?

Al comprarte uno cualquiera...

¿no te quedarás perplejo

al dejarte la cartera

como el fuelle de Conejo?[6]

 

El aceite hay que encerrarlo;

hay que guardar el tomate;

carne de membrillo en tarro,

los dulces de Pascua aparte

y el pavillo hay que matarlo.

 

Luego San Andrés

y a preparar el cerdito,

 sin dinero otra vez.

¡El de medio señorito

tiene mucho que entender![7]

 

En fin, verano prefiero

aunque pase más calores.

¡No sudar tinta en enero,

que son los negros sudores

de quedarte sin dinero![8]

 

       LA PRIMERA ADHESIÓN

 

Hoy me escribe un gran amigo

dándome al fin la razón

de estar de acuerdo conmigo.

Él prefiere la calor,

explicándome el motivo.

 

«Yo tengo un sueldo excelente;

pocos habrá como el mío;

que no es un sueldo corriente,

pero cuando llega el frío

agua y sal se me convierte».

 

«He tenido que comprar

unas simples enagüillas

para poderme abrigar

en mi mesa de camilla,

y he gastado un capital».

 

«Decir que es una ruina

seria afirmar cosa vana,

¡pero mucho se aproxima

al sueldo de seis semanas

las enagüillas cochinas!»

 

«Esto puedes añadir

a lo por ti recetado,

sin que me nombres a mí;

al que el invierno ha gustado

es más raro que Dalí»[9].

 

Yo propondría al Gobierno

en situación tan precaria

que pusiera gran empeño

en la paga extraordinaria

de los gastillos de invierno[10].

 

               POCO PICA

 

Se quejaba, con razón,

un agente comercial

de la fonda en que paró:

¡ni un ojo pudo pegar

con las chinches del colchón!

 

Cuando llegó la mañana,

a su dueño fue y llamó

y con protesta muy airada

una chinche le enseñó,

que estaba muerta en la cama.

 

El dueño, muy azorado,

a tan terrible protesta

así se ha justificado:

«una chinche que está muerta

muy poco le habrá picado».

 

La muerta no, qué demonio,

esa como va a picar

a nadie en el dormitorio,

fueron muchísimas más

que vienen al velatorio[11].



[1] ?Adarve?, número 52, 27 de septiembre de 1953.

[2] ?Rocío?, tenía un puesto de tabaco, novelas del oeste, de amor  y chucherías varias. Siempre lucía una flor en el pelo, costumbre difundida tiempos anteriores pero que por esta época iba desapareciendo. Era muy popular en el pueblo, convirtiéndose casi en un símbolo.

[3] Ya hemos comentado el estado de las calles con el paso de los carros con ruedas metálicas y los numerosos baches que existían.

[4] Martos era el taquillero del Cine Victoria y Millán del Teatro Principal.

[5] El ?picón? era un combustible que se hacía con el orujo de la aceituna y que por estos tiempos se usaba de una forma generalizada como calefacción encendido sobre un brasero, al que de vez en cuando había que ?menear? para avivar el fuego. Se complementaba con el ?picón? vegetal procedente del carbón de encina. Hubo casos de muertes producidas por la mala combustión al inspirar los gases tóxicos.

                Los nombres que cita son las de las fábricas orujeras. Pedro Morales, Vicente Luque Chaparro, Antonio Pedrajas y la Unión Industrial.

[6] Antonio Conejo, no es apodo sino apellido, tenía una herrería en la calle San Luis. Solía poner la baranda de hierro que usaban las cofradías en las rifas para acotar un especio reservado, tanto en la Carrera del Águila como en el Compás de San Francisco. Hoy sus hijos y nietos han transformado el primitivo negocio en una próspera industria. El fuelle al que se refiere es el de la fragua que entonces se accionaba manualmente para dar aire al fuego.

[7] Al no haber frigoríficos ni congeladores caseros, a las amas de casa recurrían a los más diversos medios para proveer la despensa durante el invierno cuando escaseaban los alimentos y las frutas frescas. Resaltamos la actividad de ?echar el tomate en tarros?, una vez cocido y con algunos conservantes, así como el aceite, carne de membrillo, ?melones de invierno? y por supuesto, la matanza del cerdo. Esto donde se podía, puesto que por estos años de hambrunas era signo de distinción y poder económico.

[8] ?Adarve?, número 55, 18 de octubre de 1953.

[9] El pueblo llano no acababa de entender en su integridad los estilos impresionistas del genial Salvador Dalí.

[10] ?Adarve?,  número 56, 25 de octubre de 1953.

[11] ?Adarve?, número 67, 1 de noviembre de 1953.





612 Veces visto - Versión para Imprimir




Libro de
Visitas


Colabora con tus fotos



Buscador de Artículos



[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007