INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

01.01. CANTOS AL PRIEGO DE LA CAL Y DEL AGUA

 




984879 Visitas
desde el 1 de mayo 2007
PRIEGUENSES EN LA HISTORIA - Percy en Adarve. (Sátira y humor)

18. ANTOLOGÍA DE PERCY. (José Madrid Mira-Perceval) (XIV)

Con las poesías: "No hay quinto malo", "A los nuevos ediles", "De Lavapiés, ¿te enteras?", "La madrastra", "Pasemos por la trampa".

© Enrique Alcalá Ortiz



 

    NO HAY QUINTO MALO

 

Me dejó los mandamientos

mi buen amigo Julián

y francamente yo siento

que dejara el quinto atrás:

Así fue su pensamiento.

 

Se sabe que es «no matar»

porque el caso no es humano

y es un pecado mortal,

pero al pobre de su hermano

lo mataron por detrás.

 

Tal como reza el refrán

de «no existir quinto malo»

no es raro dejarse atrás

ese mandato tan claro

que es: El quinto no matar[1].

 

 

  A LOS NUEVOS EDILES

 

Ya tomaron posesión

nuestros nuevos concejales.

Forma la Corporación

un plantel de hombres cabales

y de mucha distinción[2].

 

Tiene buenos comerciantes,

un funcionario muy serio,

dos honrados fabricantes,

uno que es del magisterio,

y un contable, (que es de antes).

 

Dos magníficos doctores,

un filósofo imponente

y algunos procuradores;

en fin, jamás vio la gente

unidos tantos sectores.

 

Hecha la presentación

con más o con menos tino,

vaya mi reclamación

que por algo soy vecino

de esta hermosa población.

 

Los coches y camiones

no se paran en la plaza

ni tampoco los peatones

y en la puerta de mi casa

han de estar siempre a montones.

 

No es que me queje de vicio

pues lo ve todo el que pasa

y resulta mal indicio:

¡¡Hoy la puerta de mi casa

es la estación de servicio!![3]

 

 

DE LAVAPIÉS, ¿TE ENTERAS?

 

Un mocetón cordobés

que se encontraba en Madrid

fue al barrio de Lavapiés

a un gran salón que hay allí

para las artistas ver.

 

Al terminar la función,

mi hombre cogió la acera

en busca de su pensión,

pero encontró a un tontarrera

que le pegó un achuchón.

 

?«¿Es que estás ciego? ¿No ves?»,

dijo en tono cariñoso.

?«¡Es que soy de Lavapiés?»,

dijo el chulillo asqueroso

haciendo burla de él.

 

Y lo repitió otra vez

arrugando el hociquito.

?«Es que soy de Lavapiés,

(con la boca hacíale asquito).

¿Te enteras? ¡De Lavapiés!»

 

El chulo era tan pequeño

que parecía una colilla;

creyóse del barrio dueño

y con el pie en la espinillo

dio a aquel hombre como un leño.

 

Repeliendo la agresión

este hombre, muy fornido,

le dio tan gran bofetón

que al suelo fue despedido

con cerebral conmoción.

 

Tranquilo toma la acera

y deja al chulo tendido

como una cosa cualquiera;

tan sólo le ha respondido

?«Soy de Córdoba, ¿te enteras?»[4]

 

 

        LA MADRASTRA

 

«Mad muasel» Tiñosa

que es novia de Priego

se toca orgullosa

con su blanco velo.

Quiere ser la esposa.

 

Ya toda de blanco

la tienes vestida,

espejo el barranco

airosa se mira

con su largo manto.

 

A los esponsales

a todos arrastra;

no puede ser madre,

ha de ser madrastra

de todos los males.

 

Los besos helados

de su alma fría

serán resfriados,

quizá pulmonía,

que son sus pecados.

 

No consiento. Basta.

La sangre me arde,

grita mi garganta:

!Yo quiero una madre,

y nunca una madrastra![5]

 

 

      PASEMOS POR LA TRAMPA 

 

A mi buen amigo y gran poeta C. V. C. parodiándole su reciente composición «Pasemos por la vida»

 

Pasemos por la trampa

cogidos de la mano,

pasemos por la trampa

que «vivir» es humano.

 

Pasemos por la trampa

con mucho cuidadito,

para no caer dentro

igual que un pajarito.

 

Pasemos por la trampa

que ofrece el panadero.

Pasemos por la trampa

que hicimos al tendero.

 

Pasemos por la trampa

con tacto y con «cuidao»,

pasemos por la trampa

que hice al del «pescao».

 

Que Dios con su ternura

e infinita bondad,

querrá que las «creaturas»

ya puedan trabajar

y tengan la fortuna

de comerse su pan

sin hacer trampa alguna.

 

Me compraré matanza;

y no estaré remiso

en llenarme la panza

de migas con chorizo.

 

Y haré que a mi señora,

sin temor a la gente,

«Puri la Peinaora»

le «eche» la permanente.

 

Me tomaré mi chato

y tendré la fortuna

de convidarla al teatro

cuando den dos por una.

 

¡Pero mientras llega dicha tanta
tendremos que pasar por la trampa![6]



[1] ?Adarve?, número 123. 6 de febrero de 1955.

[2] En esta época, todos estaban nombrados a dedo por la autoridad.

[3] ?Adarve?, número 124, 13 de febrero de 1955.

[4] ?Adarve?, número 126, 27 de febrero de 1955.

[5] ?Adarve?, 6 de marzo de 1955.

[6] ?Adarve?, número 128, 13 de marzo de 1955.





599 Veces visto - Versión para Imprimir




Libro de
Visitas


Colabora con tus fotos



Buscador de Artículos



[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007