INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

12.041. CARTELES, ANUNCIOS, BANDOS Y PROPAGANDA VARIA. PRIEGO DE CÓRDOBA, 1992

 




1226742 Visitas
desde el 1 de mayo 2007
Personas - Prieguenses

ANTONIO M. SERRANO: PERVIVENCIA BARROCA

Reportaje sobre el tallista Antonio Manuel Serrano Ávila, como ejemplo de pervivencia de la escuela barroca de Priego.

© Enrique Alcalá Ortiz



 

    E

n Priego de Córdoba, en pleno centro de la Subbética cordobesa, existente varios talleres de imagineros, tallistas y doradores que continúan con el prestigio heredado del siglo XVIII. Uno de ellos es el de Antonio Manuel Serrano Ávila, un joven artesano prieguense con madera de artista que abarca las especialidades de la talla, con yeso, madera o piedra, la imaginería, con su dorado y policromado, la restauración, el modelado, el vaciado y el grabado en cuero.                            

                               A unos pasos de la moderna iglesia de la Virgen de la Cabeza de Priego, donde se veneran imágenes procesionales de tan alta calidad como la del Resucitado atribuida a Pablo de Rojas y el Cristo de la Buena Muerte, uno de los más hermosos de Priego sin duda alguna, probablemente de la escuela de José de Mora, tiene el joven Antonio Manuel Serrano Ávila, su taller de reparación, talla e imaginería. Forma parte del conjunto inicial creado por el maestro Francisco Tejero hace ya más de cinco décadas. Por esta razón, la ciudad de Priego destaca en la Subbética cordobesa como prestigioso foco de artesanía y arte de la madera al que acuden clientes de los más diversos puntos de Andalucía y de España. Ellos son los continuadores de la escuela barroca prieguense del siglo XVIII, formada, entre otros, por Francisco Hurtado Izquierdo, los hermanos Sánchez de Rueda, Juan de Dios Santaella, Francisco Pedrajas y Remigio del Mármol que cubrieron de barroco nuestras iglesias y altares. Aunque hoy la tendencia, en vez de ir dirigida a la arquitectura y al retablo, se encamina a la imagen y al trono procesionales, además del pequeño objeto decorativo.

                El estudio de Antonio Manuel es una pequeña casa, suficiente para su actividad, compuesto de planta baja, con un reducido patio, bodega y una primera planta. Tanto en el suelo como en las paredes y mesas del recinto, descansan y cuelgan una amalgama de trabajos diversos, unos terminados, otros a medio hacer o en boceto que se han ido acumulando día tras día en muchos años de actividad. 

                En la planta baja tiene instalado el banco de trabajo, cubierto de gubias de todos los tamaños, mazos de metal y de madera, y torniquetes. Herramientas muy simples, básicas y sencillas, y al mismo tiempo primitivas. "Con ellas, hasta ahora todo ha sido posible con la madera, con el barro y con la piedra". Las retorcidas virutas nos hablan del trabajo en marcha.

                Sobre el banco se sujeta el lateral de uno de los tronos barrocos que está tallando en la actualidad. Con el entusiasmo de un artista que trabaja a gusto nos dice: "Este trono es para Doña Mencía". Tan orgulloso se siente de sus tronos, que "hasta ahora salvaría de la quema los pasos de Semana Santa". La mayoría de los encargos le vienen de cofradías y hermandades que están en un proceso de renovación de andas, tronos y canastillas. 

Esculturas 

                En el rellano de la escalera contemplamos un escudo tallado en piedra que nos llama poderosamente la atención. Es un encargo para una familia procedente de Dúrcal (Granada). No es corriente esculpir en piedra. "Esto es un material que no lo he usado nunca, pero no me ha sido difícil trabajarlo. El que sabe trabajar una materia, pienso que lo sabe trabajar todo, porque no he tenido grandes problemas. Sí me ha llevado mucho tiempo terminarlo."

                En la planta primera continuamos contemplando diversas tallas como ángeles, cornucopias, alas, manos, ranas, bajorrelieves de personajes ilustres como don Niceto Alcalá-Zamora, ovejas en barro, dibujos al carbón o en color. De entre todos destaca un niño Jesús de Gloria hecho en madera policromada, totalmente terminado, encargo de Zagra, un pueblo de la provincia de Granada. Encargo para el mismo pueblo tiene un San Lorenzo en fase de diseño. Mientras nos dirigimos a un extremo de la habitación me comenta: "Para mi trabajo hay que tener mucho tesón y no parar. Poseer una buena base de dibujo, modelado y mucho querer aprender y abarcar, en eso se resume todo". Sobre una pequeña mesa se ve un proyecto a medio tallar, pero por lo avanzado de su realización apunta a ser una obra maestra. Se trata de un Cristo de la Expiración en estilo barroco. "El último trimestre lo he dedicado como monitor en la escuela taller, enseñándole a hacer vaciados y moldeados a los alumnos, es decir hacer reproducciones. En la escultura para cualquier paso de Semana Santa, lo primero que se hace es modelarla en barro, sigue el vaciado, o se saca a puntos con una máquina. Los vaciados modernos se hacen en poliéster o en un material duro, se meten en una copiadora y se saca en madera de pino, cedro o ciprés". 

Una superación constante

                 Antonio Manuel tomó las primeras papillas, mientras veía a su padre en el taller de su casa sacando viruta tras viruta a un trozo de madera que con el tiempo se iba convirtiendo en un rosetón, una flor, cornucopia, un ramo, una cruz, un trono o un centro de retorcidas volutas de estilo barroco. Sus primeros juegos transcurrieron oliendo el olor sano de la madera curada, entre el formón y el mazo que cogía imitando el trabajo de su progenitor. Lógicamente, esta impresión infantil no programada tuvo que impactarle. Así que, después de obtener su Graduado Escolar, no continuó los estudios. "Empiezo con mi padre, por no querer estudiar. El oficio me tiraba más. Inicié mi aprendizaje como los artesanos antiguos, en el taller del maestro, siendo un aprendiz que oía sus consejos y trabajaba desde el primer día." Con apenas quince años ya trabaja como tallista en la construcción del camarín barroco de la Virgen de los Dolores en la ermita de Calvario de Priego de Córdoba, realizando multitud de piezas talladas tanto en yeso como en madera.

                Cuando llegaron las escuelas taller logra contratarse como alumno-trabajador en la especialidad de talla. Durante esta fase colabora y realiza numerosas yeserías en las obras de restauración de las iglesias de las Mercedes, San Francisco, Sagrario de la Asunción y portada de la ermita de Belén. Su buen hacer fue la puerta que le permitió alcanzar la plaza de monitor de talla en yeso, mediante concurso oposición, en la Escuela Taller "Juan de Dios Santaella", participando en este período en la restauración del camarín del altar mayor de la iglesia de San Pedro de Priego. Por estos años talla en madera las manos de la Virgen de la Aurora, dos canastillas de madera y construye doce varales para el trono de la Virgen de los Dolores. Al mismo tiempo entra en el campo de la restauración. Lo primero será un marco de estilo rococó del siglo XVIII, seguido de la restauración de una imagen de la Virgen de Fátima, titular de la ermita del poblado de Algar (Carcabuey) y el acondicionamiento completo de las yeserías del camarín barroco de la parroquia de Nuestra Señora de los Remedios de Cabra (Córdoba).

                Continúa de monitor en las escuelas "Fuente del Rey" y "Álvarez Cubero", durante la primera se le encarga un águila a tamaño natural y unas sirenas que se instalarían en el Pabellón de Artistas Prieguenses, levantado en el Paseo de Colombia de Priego, según diseño del artista local Cristóbal Povedano. Últimamente su arte ha viajado hasta la iglesia de la Virgen del Rosario de Pórtugos en la Alpujarra granadina donde ha construido un camarín de yeso.     

                "Desde que realicé un curso en la Escuela Taller, me di cuenta que necesita ir a Granada para aprender algo más. Necesitaba llenar mi cabeza con ideas nuevas, diferentes métodos y otras tecnologías. No podía encerrarme en la madera cuando hoy los materiales son tan diversos". Y así, al no poder iniciar los estudios de Bellas Artes ingresa como alumno en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Granada, en la especialidad de talla en piedra, que va superando con facilidad, estando a punto de terminar el quinto curso.

                Sus perspectivas de trabajo las tiene claras, puesto que seguirá una vocación ya consolidada. "Me gustaría continuar en la imaginería religiosa o profana tanto en madera como en piedra. Yo quiero intentar que mi trabajo sea arte, no artesanía, para eso precisamente me estoy curtiendo. Si bien empecé siendo un artesano, mi meta es llegar a ser artista".

                Los primeros frutos, maduros y magistrales, ya están a la vista.

 





724 Veces visto - Versión para Imprimir




Libro de
Visitas


Colabora con tus fotos



Buscador de Artículos



[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007