INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

05.09. EL CASTELLAR DE PRIEGO EN LA PRENSA CORDOBESA

 




1226774 Visitas
desde el 1 de mayo 2007
Personas - Prieguenses

RAFAEL BARRIENTOS LUQUE: PINTOR

Aficionado a la pintura desde pequeño formó parte de todos los movimientos artísticos surgidos en Priego en el siglo XX. Fue un notable copista de nuestros pintores clásicos.

© Enrique Alcalá Ortiz



    R

afael Barrientos ha sido durante varias décadas miembro de todos los grupos de aficionados que se han formado alrededor de la fotografía y de la pintura.  

Rafael, cuéntanos algo de tu vida:

                - Desde siempre he tenido pasión por la pintura. Y en vista de que yo no tenía condiciones de artista y me gustaban mucho los cuadros, me decía yo no puedo comprar un cuadro que sea bueno, pero y si yo probara a copiarlos. Hice un intento y me salió la cosa.

Me salió la afición porque hice amistad con Antonio González Vizcaíno que tenía unas condiciones muy buenas de pintor y lo dejó. Fue alumno de Lozano Sidro. Lo primero que pintó González Vizcaíno fue el retrato de su abuelo y el retrato de don José Tomás Valverde, que no sé si los familiares lo conservarán o no. Entonces aquello me gustó hice yo amistad con Vizcaíno, porque yo estaba  de aprendiz en la tienda de su primo hermano Francisco Muñoz, que estaba en el Llano San Pedro y el trabajaba con el maestro "Latas", estuve de muchacho de pintor, uno que arreglaba pinturas de coches allí en la esquina detrás de la Iglesia de San Pedro. Y entonces de ahí nació mi afición se fue afianzando con las pinturas de Vizcaíno y claro de ahí empezó que hiciera mis primeras copias.  Como no sabía de arte, de pintura ni pinceles, en un viaje que hizo Vizcaíno a Sevilla, ya fue después... por los años 34. Porque Vizcaíno estuvo con Lozano Sidro dos años en Madrid. En el año 32  y 33. En el 34 fue cuando me trajo los colores de Sevilla y los pinceles. No sabía yo aquello ni manejarlo ni como aquello se apañaba, pero en fin poco a poco le fui tomando el manejillo y el año 35 me fui el Servicio militar. Y fui a Madrid. 

- ¿De tu estancia en Madrid?

- Entonces estando en Madrid me acordé yo de que podía facilitarme la dirección de Lozano Sidro mi amigo Vizcaíno, que por entonces me parece que estaba en Málaga o Sevilla no recuerdo. Se la pedí porque no escribíamos. Y me dio la dirección de su casa particular que vivía en la calle La Princesa número 16, y en la calle Mendizábal 16 tenía el estudio. Y entonces cuando tuve la dirección fui a visitar a don Adolfo. Tuve la satisfacción de conocerlo personalmente. De estrechar su mano. Me atendió muy bien. Yo allí vestido de soldadete en su estudio. Y lo pasé muy bien. Estuve dos veces en el estudio. Y la última vez fui al estudio y ya no estaba. Estaba enfermo. Fue en el mes de septiembre le costaba mucho trabajo hablar porque se murió de una enfermedad que la cita Zueras en la biografía. Entonces en septiembre, regresó a Priego y murió el 7 de octubre de 1935. No se me olvida la fecha. Y cuando regresé de Madrid de mi servicio militar, pues pinté en el año 36 hice una copia de "La Fragua de Vulcano" que se la regalé a mi madre,  que la tiene mi hermana Carmen " y tengo también otra  que le regalé, por entonces a mi novia, Ángeles Ruiz, hoy mi esposa, le regalé una copia de "Rebeca y Eliecer" en el pozo, de Murillo que la tengo abajo. Eso es lo único que conservo yo mío de aquellos tiempos. Total que ya me fui aficionando.  

- ¿Después de estos primeros años?

- Pasó la Guerra Civil y ya fui empezando haciendo copias. Ya he pintado muchas. Aquí están las últimas cosas que tengo. (Me enseña muchísimos cuadros). Yo de artista nada. Soy artesano. Pero disfruto tanto y me goza tanto que con eso me doy por satisfecho.  

                ‑Rafael se considera un autodidacta.

                ‑ Prácticamente sí. Porque aunque asistí a unas clases de dibujo de la Escuela de Artes  y Oficios cuando se fundó en la Republica en el año 1932, pero era un anexo de la de Córdoba. No estaba completa. Estuve haciendo dibujo no se me daba mal y el primer año saqué el primer premio. Premio de dibujo. Cosa que no me esperaba siquiera, porque yo era uno de tantos que dibujamos allí los yesos. Y me pasó  una cosa curiosa porque claro yo desconocía totalmente la cosa del arte y del dibujo. Y cuando fuimos el primer curso don Miguel Latas Benedé que se llamaba el profesor, vestía  a la bohemia con un sombrero, un lazo, una perilla, tenía un buen aspecto de pintor bohemio. Total que nos inscribimos los amiguetes que todavía viven algunos que también lo dejaron como José Calvo López, Baldomero Ortega, quien se casó con una hija de Pedro Morales, también, y Manuel Sánchez que todavía viven, los demás no recuerdo. Total que cuando llegó la hora de hacer el primer dibujo, lo recuerdo y lo conservo el dibujo porque no lo puedo sacar porque tiene una tal cantidad de cosas encima y están metidos en un arca, pero te lo puedo enseñar cuando llegue su momento. Era una figura geométrica con una copa, no me salió ni en el centro del papel y cuando me dice don Miguel "Déle usted el fondo" No sabía yo lo que era darle el fondo y era ennegrecer la parte exterior del dibujo para que se destacara el yeso que tenía  una figura geométrica una macetita así y tuve que ir a preguntarle a un compañero porque no sabía lo que era darle el fondo. Total y allí ya seguimos dibujando cada vez dibujos más difíciles y los iba yo haciendo y logrando. El primer año me concedió el premio honorífico, porque no fue en metálico ni nada, me lo concedió don Miguel Latas. En el primer y en el segundo curso me dieron premio, porque en el tercer curso me fui al servicio militar.

Luego cuando la guerra se desparramó eso mucho y entonces, don Miguel Latas lo trasladaron a Córdoba y quedaba la clase suya  sin profesor,  y entonces me dijo don Miguel Latas que la solicitara como ayudante meritorio y me concedieron ese título. Se mandó a la Universidad de Sevilla y vino aprobado y estuve ejerciendo quizás dos o tres años, dando clases de dibujo allí en la escuela. Como profesor. Como ayudante meritorio. Hasta que ya desapareció aquello, siendo mi primo Francisco Luque del Rosal, alcalde. (El alcalde ?Papueca?). Fui profesor cuando vine de la  mili y terminó la guerra. Estuve un par  de años. Hasta que desapareció la Escuela por cuestiones políticas que fue. Porque como lo crearon los republicanos, pues aquello para fuera. Como pasó con las  escuelas del Palenque. A poner aquello y poner lo otro. En la Escuela  de Arte y Oficios se daba Matemáticas con don Enrique Millán, que era un profesor magnífico, que también lo traían por la calle la Amargura por sus ideales políticos; estaba don Liborio Cabezas que daba Dibujo Lineal y un tal Molina, no sé si don Rafael Molina, que daba tejidos y el dibujo artístico don Miguel Latas. 

‑ Después de la desaparición, por el 41 de la Escuela de Artes y Oficios y Oficios, ¿seguiste pintando o no?

                ‑Seguía con mis copias. Yo al natural y eso lo dejé. Pero luego vino la construcción de la obra donde está el estanco de mi hijo. Y ahí está toda mi historia en las copias.

Antes de la Escuela no tuve clases de dibujo. La afición mía data de cuando era pequeñín que recuerdo, que me gustaba que mi madre me pintara pajaritos. Y eso se me quedó a mí. Eso fue lo primero que empecé a dibujar, los pájaros. Porque estando en la Escuela, primero con don Antonio Evans y luego con don Rogelio Camacho, pues pintaba yo pájaros en la pizarra. Y ya de ahí vino mi afición. A hacer las copias que es con lo que disfruto más. Porque a mi edad poco puedo sacar en limpio como artista creativo. Por eso me dedico a la copia, aunque es una obra artesanal, pero gozo con ello y disfruto. Y como no tengo grandes problemas porque como mi situación económica la tengo resuelta, pues no... 

- Todos los que te conocen, te consideran un amante de nuestra pintura clásica. ¿Cuáles son tus autores preferidos?

- Lo que más me ha gustado pintar ha sido Velázquez. He hecho el Cristo, que lo hice hace mucho tiempo; he copiado ?El aguador de Sevilla?; he pintado "La tentación de Santo Tomás de Aquino" que la tengo abajo de gran tamaño que la vi en Orihuela. Me gustó mucho y le hice una copia de una tarjeta postal en color que en fin me vi con muchas dificultades que casi tuve que inventar los colores. También he pintado a Zurbarán. He hecho copias de Murillo, de Velázquez, como te he indicado, muchas. De Rubens, de Alonso Cano, de Lozano Sidro? 

‑ Las copias las has vendido. ¿Son caras?

Las copias no se pueden decir que sean caras porque lo que más he cobrado ha sido una de 130.000 pesetas, "El Expolio" y 125.000 una Purísima del mismo tamaño. Eso es lo más caro por el tamaño  y por la calidad que también me salieron muy bien. Lo demás ha sido todo muy barato, porque un Cristo de Dalí que pinté, casi del tamaño natural que lo tuve en la tienda. Me lo pidió prestado Antonio Matilla para unos profesores que venían y se quedó allí.

- Y yo,  Antonio que me mandes el cuadro.

- Mira que nos vamos a quedar con él. Dime el precio. Lo vendí en 15.000 pesetas. Hoy vale más el marco que tiene. Creo que está en el Instituto Fernando III. Quiero ir a verlo. Luego he vendido copias muy baratas: 3000 pesetas, 4000 pesetas.  Hace ya tiempo. Hoy la peseta no vale una perra gorda y claro pues las cosas tienen más valor. No es que tengan más valor que hoy porque paga más dineros por ello porque la peseta vale menos. Pero ya no quiero hacer encargos de ninguna clase. Todo lo que pinte de aquí en adelante será para mis hijos y nietos que ya tengo siete y veremos a ver si hay para todos. Yo quiero que tengan todos un buen stock. 

     - Con la inauguración del Instituto Laboral y la llegada del profesor de dibujo Manuel Vivó, hubo un nuevo impulso. ¿Cómo nació aquello de la Agrupación?

                ‑ Con Manuel Vivó que fuimos  a visitar a don José Luis Gámiz para que se hiciera la Agrupación de Artes Pictóricas como sección de la Sección de Bellas Artes y Literatura del Casino de Priego. De ahí salió la cosa esa. Luego empezamos a funcionar lo que entonces era Instituto Laboral. Allí se pusieron unas clases  y allí nos daba Manuel Vivó clases de dibujo y  pintura. Y aquello fue desapareciendo poco a poco y se agostó. 

‑ ¿Qué hicisteis antes de desaparecer: exposiciones, salisteis al campo?

‑ Exposiciones no recuerdo que se hicieran? 

- Pero se hicieron...

- Yo recuerdo de una que mandé yo. "La Paloma" de mi Rita. La tengo fotografiada donde sea con un retrato de mi hermana Rita, la que teníamos paralítica. Le pinté yo una paloma. Y la expuse en una exposición de esas que tú dices, ese solo cuadro. Porque yo no me han gustado nunca las exposiciones. No me gustan a mí las exposiciones. Además porque no tienen valía los cuadros ni mucho menos. Yo pinto para mí porque me satisface pintar, pero otra cosa no. 

‑ ¿Cómo desapareció aquello?

-Aquello no lo sé. Porque es que recuerdo que Víctor Sánchez compró unas escayolas y me las regaló que son las que tengo en la antesala del estudio. La Venus de Milo, la Cabeza de Séneca, un torso y pude salvar eso. Porque si no aquello hubiera desaparecido porque aquello se fue dejando, dejando y ya la gente no pagaba el recibo de cuota. Una cuota pequeña que teníamos se  hicieron trípodes y unas cosas que yo como tesorero los pagué y algunos se quedaron sin pagar y aquello se vino abajo por lo que fuera y no. Quizás fuera porque don Manuel Vivó se fue. Pero no recuerdo bien. 

‑ José Ortiz Serrano, ya murió. (Fue mi pariente).

- Era un buen aficionado a la pintura y a la fotografía. Y ahora que digo fotografía, pasábamos muy buenos ratos en el estudio de Vizcaíno. Donde nos reuníamos Carmelo Molina, Felipe Camacho, Agustín Serrano (primo de José), Vizcaíno y yo. Allí proyectábamos en el patio, los veranos, los carretes de diapositivas  que hacíamos. Y para hacernos la censura y crítica. Y recuerdo que tu primo José, nunca le salían las diapositivas mal. Cuando teníamos un  vocabulario especial nosotros que decíamos. "Ahí has abierto mucho el grifo". Es que estaba pasada de exposición. Decía no es que lo he hecho adrede para que saliera ese efecto. Le salía corta, le salía oscura, "No es que yo he cerrado el grifo para conseguir ese efecto. Y con su primo Agustín formaba una, y con Carmelo, total que pasábamos muy buenos ratos. Y luego en pintura salía a pintar también y tenía buenas condiciones 

- ¿Otros componentes de este primer grupo?

‑ José María Calvo Lozano es un chico que tiene muy buenas condiciones. Hoy es sacerdote jesuita. Era un chiquillo entonces. Salíamos a pintar, pero este no pertenecía a la agrupación. Salíamos a pintar independientemente cuando Povedano venía aquí los veranos, pues no íbamos a Jaula por la mañana a pintar y José María venía. El hijo de don Francisco Calvo. Y tiene unas aptitudes muy buenas para pintar. Hizo una exposición aquí en Cajasur. ¿Te acordarás? Muy influido por Remigio de Toro, que muy amigo suyo. Este famoso pintor que hoy tiene un prestigio muy grande con los retratos y todas esas cosas. Y tiene condiciones de todo.

Porque el muchacho es listísimo. Escribe. Sabe hablar muy bien, algo de música también se le ha pegado porque su padre sabía tocar el violín. ¿No sé si te acordarás? Y últimamente en la Peña Taurina se llevó el primer  premio el año pasado del 91. En carteles de toros. Está en Granada ahora. En La Cartuja. En el Colegio de la Cartuja.  

- De Luis Calvo, ¿qué recuerdas?

‑ Luis Calvo era mi profesor de historia. Era mi amigo. Por entonces estaba yo en el estanco y todas las mañanas se iba a la tienda, se sentaba en la mesa y allí echábamos un rato de charla y hacíamos comentarios de una cosa y de otra. Estaba Licenciado en Filosofía y Letras. 

                - ¿Además?

‑Gregorio Carrillo. Empezó a pintar más joven. Hizo unas copias y algunos cuadros y después se retiró totalmente. Porque después cuando lo veo le pregunto, ¿qué Gregorio, pintas? Nada ni hablar.

Y otro que se ha retirado de la paleta, que hacía unas copias muy buenas es el padre del mudo Rafael Serrano Montes. Tampoco pinta ahora.

Manuel Cejas estuvo saliendo unos días con nosotros, pero también lo dejó.  Bien por los negocios o por lo que fuera.

 Francisco Ibáñez, sigue con su afición. Continúa en los cursos del verano.

José Pavón estuvo colocado en el Banco Central. Era de Córdoba. Luego se marchó a Córdoba, se aficionó a la fotografía y dejó la pintura. Se compró su buena máquina. Hace poco lo vi cuando murió don Antonio Pedrajas.

‑Antonio Ruiz Expósito (Cañaño), eso era más gracioso que... Pintando tenía unas poses muy artísticas porque, pintaba con la espátula y tenía los mismos movimientos que hacía pintando. Hacía zas, zas, zas, y era muy simpático por eso. Porque decía chistes. Tiene un carácter muy humorista.

Pasábamos unos ratos muy agradables con él. Se fue a Francia y esperamos que venga por aquí algún día. Que venga para quedarse.

Víctor Sánchez se dedicó a la escultura. Quería hacer el grupo de la Fuente del Rey. Quería hacer también una copia de la Purísima de San Pedro, en fin. Tenía muchas ilusiones de entonces de joven. Luego ya se metió en los negocios y abandonó todo eso. Y fue el que me regaló las copias esas de escayola. Las compró él que eran suyas.               

- Y ya más modernamente?

- Y antes creo que antes también salíamos con Povedano. Porque venía por  el 52. Te puedo anticipar que antes de los cursillos actuales, salíamos a pintar por las tardes: Vicente Torres, Angelines Ribera y yo. Y entonces, en una ocasión que vino Povedano que le estaba haciendo una vidriera a José Antonio Cejas López, pues entonces cuando salíamos de casa de José Antonio que estuvimos tomando unas copas y eso y antes de marcharse,  le dijimos, en plural, Vicente Torres y yo a Povedano. "

- Oye, Povedano, ¿por qué no te vienes aquí de maestro y no guías y nos conduces y se hace aquí una cosa de amigos del paisaje. Algo así.

Y dijo:

- Mira, no tengo inconveniente. Hablar con el alcalde y eso que yo con un sueldo moderado me apaño. Con una cosa corriente. Me quedo aquí. Pasamos un mes de estudios en los paisajes. 

Y en efecto, al año siguiente, nació el primer cursillo de paisaje. Estuvo él sólo. Al año siguiente en el curso segundo, ya estuvieron Antonio Campaña y Ariza, un pintor muy bueno de Baena. Estuvieron los dos. El tercero se amplió más porque la matricula ya venían gente de fuera. De Granada, de Jaén, de Córdoba y hasta de Madrid, y el cuarto curso, pues lo mismo. Ha estado ese muchacho ya licenciado en Bellas Artes que va a seguir este año con los alumnos que tuvo empezando. Y veremos a ver como se da este año con el profesorado tan bueno que nos ha traído el amigo Antonio. 

- Y ya en la actualidad, te has convertido en todo un veterano

- Asisto a los cursos de paisaje. Como dibujo un poco. Sé dibujar un poquito, pues me defiendo en el paisaje. Uno más del montón, ahora  que tengo el orgullo de ser el mayor. Aunque sea el más viejo de todos. Más viejo no me gusta decir. El mayor de todos. De todos los cursillistas, incluso más que Povedano. Le llevo cinco años a mi amigo Antonio.  

                 ‑ En el aspecto de restauraciones al que también has dedicado mucho tiempo. ¿Cómo te nació esta afición porque conozco algunos trabajos notables?

                - Verás por donde salió la cosa. Había adquirido don Antonio Ruiz Amores, el padre de Rafael que murió recientemente, había adquirido un cuadro de un árbol genealógico de su familia y aquello estaba en muy mal estado. Le pidió al amigo Povedano para que lo restaurara. Y Povedano me lo echó a mí. Le dice "Mira yo tengo un amigo en restauración en Madrid que le voy a pedir una notas y le hago la descripción del cuadro y con arreglo a las notas que me mande pues tú ya lo limpias y lo arreglas?.

Y en efecto, así salió mi afición. Aquello quedó bastante aceptable y fui ampliando mis conocimientos adquiriendo libros de técnicas de restauraciones y he hecho varias. Y algunas me han quedado bastante bien. Pero ya no quiero hacer restauraciones porque me pica el trabajo de hacer mis copias que quiero seguir copiando para dejarles a mis hijos y nietos que tengan recuerdo de sus abuelo y su padre. 

- Destaca algunas con las que te sientas más satisfecho

                - En restauraciones he quedado satisfecho de una que hice para la iglesia del Carmen, una Purísima con un San Antonio y un San Jerónimo que estaban en muy mal estado. Aquella a fuerza de estudio me salió bien la restauración me salió muy acertada. Y también de la iglesia del Carmen, un San Cristóbal cuya parte inferior estaba muy deteriorada. Estaba en la parte izquierda del presbiterio, también está muy bien. Y también un martirio de San Bartolomé, tomado de un grabado de Rivera. Y de Ribera no tengo ningún cuadro. Ahora se está celebrando  una muestra antológica sobre Ribera y con el amigo Vicente iremos a verla y como en el catálogo vea algo que me guste haré una reproducción. Una copia, para tener algo de Ribera.  

                 ‑ ¿Dónde hay obras tuyas?

                ‑ Obras mías tengo dispersas por muchos lugares. Hay una en Colombia. Hice un retrato del Obispo Caballero que me encargó Pedro Sobrados Mostajo. Tengo en Madrid, en Francia, en Barcelona, en Granada, por diferentes ciudades españolas. 

- Hasta cuando quieres estar pintando, Rafael.

                 ‑ Mientras la vista y la salud me duren. Porque ahora con las cataratas estoy bastante fastidiado. 

                ‑Más premios que hayas recibido

                 ‑ Premios recibí también en la primera exposición que se hizo en el Ayuntamiento en los tiempos de alcalde de Manuel Mendoza. El primer premio se lo llevó mi amigo Vizcaíno y el segundo me lo llevé yo. Por ese cuadro del durazno que has sacado. En la siguiente exposición también me llevé otro premio. Después no he vuelto a concursar. Los premios a mí no me van. Ni enseñar mis cuadros. Me gusta estar  disfrutando con la pintura. 

                 ‑El momento más feliz...

                 ‑Yo con las copias que hago paso buenos ratos. Y paso buenos ratos cuando voy a exposiciones como las del Greco, Murillo o la de Velázquez. También he participado como jurado en muchos concursos infantiles, carteles de carnaval, y premios de pintura, peñas, etc.

 





850 Veces visto - Versión para Imprimir




Libro de
Visitas


Colabora con tus fotos



Buscador de Artículos



[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007