INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

04.12. HERMANDAD DE LA POLLINICA DE PRIEGO DE CÓRDOBA. (Documentos para su historia)

 




1227701 Visitas
desde el 1 de mayo 2007
Poemas a Priego - Poesía

EL PUEBLO

Prosa y sonetos dedicados a Priego por Rafael Inglada.

© RAFAEL INGLADA



I
 
EL PUEBLO

Para Antonio J. Mérida Cobo

 

PRIEGO es blanco como una mano. Fluye el sonido del agua incesantemente en el aire, y de sus gárgolas nace, celeste, esa contradicción de pueblo actual y de villa histórica. A veces se le­vanta, ondulante, sobre los ojos de quien contempla el latir del tiempo. Es una nostalgia ceñida a las espadañas de sus iglesias, arrimada al vacío, como si rompiera el silencio más triste de las horas que se le pasan. Me he asomado a las murallas para oler la plata de sus olivos, y cada Viernes Santo, dicen, viene la som­bra de Dios a posarse en los rostros de los que le ofrecen, alzán­dolo, el hornazo. Por las noches, el azogue de las fuentes detiene su llanto de papel rasgado, con una leve mueca de algo que se le ha perdido en mitad del camino. El pueblo parece mirarse en el reflejo dulce de la cal y en el calor que le da el aroma viole­ta de las lavandas. Nadie sabe bien cómo se comban las ramas, ni hacia dónde se proyectan las copas de los árboles de sus pa­seos. A veces oigo tañer las campanas de la Asunción como un aviso melancólico de la luna. Mientras, al fondo, una ráfaga de pájaros rompe, con su relámpago de alas, el fanal donde crece la arquitectura de su cielo. Existe un rumor cercado por surtidores que van a dar al vacío de la Villa, con su balconada que surge de lo más profundo y -al final, como si fuera una amante ren­dida por la luz- se rompe. Desde allí oigo acelerar las torvas nubes su paso, esas nubes que se detienen por unos instantes para contemplar el sigilo de un pueblo que duerme en la man­sedumbre de la siesta. Nunca tuvo Andalucía tanta quietud co­mo la que da el destello innombrable de su sombra. Priego es blanco como una mano...

 

 

                 II
PRIEGO DE CÓRDOBA

 

GRITO blanco de Dios, quién te cantara

hasta romper la piedra de tu Fuente.

¡Oh, Priego abierto al aire, y como frente

la flor que da tu Adarve henchida y clara!

 

A tus torres la sombra se dispara

como si te creciera de repente.

Pueblo de luz barroca que presiente

que el tiempo del amor se le declara.

 

Vuelve los ojos, Priego estremecido

por cada campanada, y su latido

te acoja firme al arco de su seno.

 

La plata en tu olivar su lumbre cierra

cuando tú te arrodillas en la tierra

para que te bendiga el Nazareno[14].

 

 

MEDINA BAHIGA

(Priego de Córdoba)                       

 

Para Antonio Mérida

 

Los Arcanos, se mueven por tus cales,

pueblo del llanto en aras verdecido;

a mi retina inundas cuando sales

de tu muralla y de tu Sol dormido.

 

Dame tu pan de espesos manantiales,

tu cabello de mapa estremecido;

dame tu lengua tibia de cristales

y el oro de tus piedras si me olvido.

 

Fuente de mi estatura, mármol quieto,

a mis ojos sin brújula sujeto,

sangre de los zumaques persignados,

 

cuando Agosto te quema su agrio cisco

con su calor de muerte, y mis pecados

bendice un Nazareno en San Francisco.

(2005)

 



[14] Adarve, números 690-691. 1 al 15 de marzo de 2005.




695 Veces visto - Versión para Imprimir




Libro de
Visitas


Colabora con tus fotos



Buscador de Artículos



[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007