INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

03.10. CARNAVALES EN PRIEGO

 




1015028 Visitas
desde el 1 de mayo 2007
PRIEGUENSES EN LA HISTORIA - Pedro Alcalá-Zamora Estremera. (1858-1912)

DE CÓRDOBA A PRIEGO

Sobre Priego y prieguenses. Ricardo de Montis, desde Córdoba, contesta a Pedro Alcalá-Zamora una cumplida carta llena de recursos poéticos.

 Por Ricardo de MONTIS

(En colaboración). Para Pedro A. Zamora.

                     Con refranes a lo Sancho, nos dispara el buen don Pedro, desde su retiro de Priego, una carta muy sabrosa y verdaderamente rica en frases encomiásticas.                   

         Mas como todas las rosas

         tienen ocultas espinas

         envueltas en los elogios

         hay frases que mortifican.

         (La comparación no es nueva,

         pero resulta bellísima.)                   

                    Para estar a la recíproca, para que el estimado compañero, el escritor distinguido, que veranea junto a la orilla de la famosa fuente de Priego, no se pique por nuestro prolongado silencio, enristramos la pluma y rendimos debido culto a la cortesía.                   

         Y si no lo conseguimos

         ahí va la presente carta,

         escrita en verso y en prosa;

         dispensad sus muchas faltas.                   

                    Querido Perico: hemos leído los epistolarios párrafos de la carta que has tenido a bien dedicarnos en uno de los escasos ratos que Pereza te abandona, y hecho cargo de las alusiones, nos proponemos, con la ayuda de Dios y del mechero Atter, dar cumplida satisfacción a tus justísimos deseos.        

         Y si no lo conseguimos

         no será por culpa nuestra,

         sino del calor, que agosta

         y destruye ideas.                   

                    No son estos pobres mortales de los que abandonan el recuerdo de los amigos cuando los pierden de vista.                   

         La amistad para nosotros

         flor es que brota del alma

         y no existen huracanes

         que logren arrebatarla.

         (¿Qué tal estos cuatro versos?

         Nos dan de aplaudirnos de ganas.)                   

                    Al contrario; lamentan tu ausencia y piden al Cielo tu pronta reaparición. 

                    Sí, reaparece vestido

                    con las galas del verano,

                    con el sombrero de paja,

                    con la blusa y los bombachos,

                    restos del globo en que hacías

                    tus ascensiones antaño,

                    a fin de que nuevamente

                    tomarte el pelo podamos.                   

                    Por nuestra parte, ausencias no causan olvido.                   

                    ?No es verdad que con la ausencia

                    del amor se extingue el culto;

                    si en el alma vive oculto

                    con la ausencia crece más...?

                    (Conste que estos versos no los publicamos como nuestros.)                   

                    Te aseguramos con toda la formalidad de Enrique Redel que hemos estado diferentes veces pluma en mano para contestar aquella ocurrente misiva.

                    Pero, chico (esto no va por Juan Ocaña), ¿con una temperatura de 50 grados hay cristiano que conteste otras cartas que las indispensables, ? sean las que tienen relación inmediata con las cosas del oficio?                   

                    Que lo diga Juan Ocaña

                    en ingeniosa poesía,

                    si no se ahogó todavía

                    en el vaso en que se baña.                   

                    Que lo diga Julio Pellicer, que se acuesta a las tres y se levanta a las tres y cuarto. Mucha fuerza de voluntad; eso sí, pero un calor asfixiante, insufrible a veces:

                     ?El calor que hace esta noche

                    es una barbaridad?.

                    Esto es lo que a todas horas

                    repetimos sin cesar.                   

                    -¿Cuándo vamos a contestar a Perico?

                    -Esta noche, después del trabajo diario.

                    Y con efecto. Cogíamos animosos unas cincuenta cuartillas de papel blanco, mojábamos la pluma y empezábamos a sudar.

                    Y dejábamos la pluma

                    y como ya supondrá nos íbamos..., a paseo esto es, al Gran Capitán.

                    El calor derrota las ideas; de la epidermis brotaban manantiales de sudor copioso y de cada uno de los cinco pelos ?cuenta exacta- que restan en el coronamiento del edificio de nuestro íntimo Calvo Rubio deslizábanse armoniosas, con tonos suaves y con toda la poesía de las canales en tiempos de lluvia, repetidas gotas de agua, de tan grueso tamaño que el propio Cirilo  las veía  fácilmente desde su pupitre sin acudir al auxilio óptico.                   

                    Esto sí que es poesía

                    y todo lo demás es tontería.                   

                    -¿Cómo anda el  melón? ?Mal.

                    -¿Y esas calabazas? ?Hueca,

                    Pues, a la calle.                     

                    Y la epístola a Perico

                    se quedaba en el tintero.

                    ¿Pobre chico!                   

                    Las cuartillas, con chorros de sudor, se quedaban sobre la mesa; las ideas no salían a pesar de nuestros esfuerzos y de alguna que otra colilla que como recurso chupábamos, por si con el humo se despejaba la incógnita.

                    -¿Crees, ¡oh Perico!, que con esta temperatura se puede trabajar?                   

                    Debes suponer que no

                    tú que la vida te pasas

                    en invierno y en estío

                    entregado a dulce holganza

                    y en primavera y otoño

                    muy raras veces trabajas.                   

                    Depón tu enojo, enjuga las lágrimas que Tristeza haya producido en tu Ánima y no te mueras, per Dio, porque habrían de causarnos horrible amargura.

                    Abandona a tío Pepe; deja a Priego, pueblo en que viste la luz primera; vente a Córdoba a proseguir tus labores, a frecuentar tus amistades, pero déjate aquel famoso sombrerito negro, compañero de tus viajes, o por lo menos tráete el arpa.                   

                    Aquel célebre instrumento

                    con que alternaste en Italia

                    con príncipes y marqueses

                    tocando en calles y plazas

                    según las crónicas cuentan

                    de las épocas pasadas.                   

                    No prolongues tu ausencia; prepara la maleta y dirígete a Córdoba, en donde te esperan buenos amigos para pasear en la calle del Gran Capitán.

                    En este lugar espléndido, después de parodiar en el Café Suizo la zarzuela Agua, azucarillos y aguardiente, admirarán con toda la detención posible los perfiles, curvas y rectas de innumerables mujeres hermosas y sobre todo de aquella rubia, con talle de gentil palmera, con que sueles soñar despierto.

(?Diario de Córdoba?, número 14533, 20 de agosto de 1899).





622 Veces visto - Versión para Imprimir




Libro de
Visitas


Colabora con tus fotos



Buscador de Artículos



[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007