INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

03.24. CARCABULENSES EN LA UNIVERSIDAD DE GRANADA. (1694-1947)

 




1226746 Visitas
desde el 1 de mayo 2007
MEMORIAS DESORDENADAS - Historia de la Huerta Palacio

31. ELOY EL VAGO

Un mendigo solitario que recogía colillas del suelo para alimentar su hábito de fumar.



 

© Enrique Alcalá Ortiz

 

 

          No sólo estaban vagabundeando por la calle los perros. Había muchas personas mendicantes que vivían su oficio de limosneros y de él hacían soporte donde colgaban sus delgados cuerpos al aire de cualquier limosna, tan miserable como ellos mismos. Había muchos que hacían la ronda de casa en casa. Visitaban los hogares como las noticias de las dos de Radio Nacional. Otros, se ponían en las esquinas o en las puertas de las iglesias, sitio tradicional de estos desheredados de todo y por todos. Los había ciegos, mancos, cojos, o sin defecto físico.

          El más famoso entre la chiquillería fue Eloy el Vago. Vivía solo, como la luna de enero, en una cochera de las varias que existían detrás de la fábrica de Pedro Morales, hoy calle Zorrilla. Tirado en el suelo, había un insalubre camastro y varios cacharros de basurero. Sus necesidades las hacía al aire libre, mientras contaba las estrellas para pasar el rato y la soledad. Allí, nos íbamos los equipos de chavales a jugar al fútbol a una explanada llena de piedras, hierbajos y polvo. En una de estas contiendas, recibí un balonazo en la misma boca del estómago y el dolor intenso me hizo perder el conocimiento, recobrado al rato. Es el accidente más grave que tuve de pequeño. Cuando lo veíamos llegar, empezábamos a insultarlo como si fuese un perro: "Eloy el Vago", "Eloy el Vago". Otras veces, nuestros improperios eran casi poéticos y copleros. Hacían alusión a su actividad callejera de recoge colillas. Para eso tenía un grueso bastón con una puntilla en el extremo. Colilla que veía, la pinchaba sin tener que agacharse y era después desliada para con el montón de tabaco rebuscado por los suelos conseguir gratuitamente su hábito de fumar. Muy higiénica no era desde luego esta ocupación rebuscadora, pero quien se preocupaba de ello entonces.

          Así decía nuestra copla, recordada por doña María Pérez Fuentes:

 

                                                 Eloy el Vago,

                                      Eloy el Vago,

                                      vagabundo,

                                      tumbaollas,

                                      tío potasa.

                                      Salta colilla

                                      que el Vago

                                      te pilla.

 

                                      Ya que te veo,

                                      ya no te escapas,

                                      ya que te pincho

                                      a la petaca.

                                      De la petaca,

                                      al papel;

                                      y del papel,

                                      colilla nueva

                                      otra vez.

 

          Otras variantes nos dicen:

 

                                      Eloy el Vago,

                                      vagabundo,

                                      tío potasa,

                                      colillero.

                                      Salta colilla

                                      que el Vago te pilla.

 

          O esta otra:

 

                                      Eloy el Vago,

                                      coge colillas,

                                      corred amigos

                                      que Eloy nos pilla.

                            

          Aquellas afrentas eran una diversión cruel y despiadada que Eloy nos devolvía, maldiciendo nuestro linaje de brutos. Según me cuentan, Eloy marchó a la Argentina a vivir con un hermano, y allí pasó el resto de su vida. Lo que nunca he averiguado, es si llegó a trabajar, para en un acto de reparación, quitarle "el vago" como apellido añadido de su nombre. Afortunadamente, no se ven hoy los chavales haciendo estas bromas a los esporádicos mendigos que suelen aparecer de vez en cuando por nuestras calles.





697 Veces visto - Versión para Imprimir




Libro de
Visitas


Colabora con tus fotos



Buscador de Artículos



[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007