INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

01.19. SOLEARES DE LA JUVENTUD

 




969849 Visitas
desde el 1 de mayo 2007
PRIEGUENSES EN LA HISTORIA - Francisco Ruiz Santaella: el Leonardo da Vinci prieguense

1. NOTAS BIOGRAFICAS DE FRANCISCO RUIZ SANTAELLA

Caballero, artista, arquitecto, ceramista, decorador, diseñador, forjador, periodista, historiador, poeta, pintor y fotógrafo son algunas de facetas que se le adjudican a Francisco Ruiz Santaella

© Enrique ALCALÁ ORTIZ 

         Caballero, artista, arquitecto, ceramista, decorador, diseñador, forjador, periodista, historiador, poeta, pintor y fotógrafo son algunas de facetas que se le adjudican a Francisco Ruiz Santaella, a quien con toda honra podemos llamar ?el Leonardo da Vinci prieguense?. Allí donde actuó dejó siempre la huella polifacética de su personalidad, maestría y belleza creativa. Sus amigos y contemporáneos, a lo largo de muchos años le dedicaron estas elogiosas frases en los diarios cordobeses y publicaciones varias ?apreciable amigo?, ?joven escritor?, ?ilustrado redactor?, ?el etéreo Ruiz Santaella?, ?cotillón dirigido admirable y deliciosamente por Francisco Ruiz Santaella?, ?mi querido amigo?, ?arte maravilloso con que decora las iglesias?, ?elogios para Francisco Ruiz, de cuya paciencia se abusa?, ?rico propietario?, ?recordación de afecto y simpatía al promotor, al alma de la fiesta?, ?el clásico y cultísimo ornamentador de cuanto fundamentalmente se construye y fabrica en la ciudad?, ?una casa que ha hecho construir y que alhajada, decorada y terminada con estilo clásico y primoroso, es honra de su director señor Ruiz Santaella?, ?Francisco Ruiz Santaella, infatigable defensor y conservador de cuanto de artístico hay en esta hermosa ciudad?, ?Francisco Ruiz Santaella, director de la obras del Paseo?, ?dada la invencible modestia?, ?la meritísima labor?, ?celoso defensor de sus monumentos, consejero insuperable, trabajador incansable?, ?nuestro leal y cariñoso amigo?, ?verdadera y reconocida autoridad en el gusto estético?, ?me callo el nombre por no herir su modestia?, ?hijo ilustre, con una maravillosa intuición artística y fina intuición?, ?fructífera labor que todos los vecinos agradecen, y súfralo también su modestia, mayor que su mérito? y ?admirables apuntes históricos recopilados por Francisco Ruiz Santaella?.

         Francisco Ruiz Santaella nació en Priego de Córdoba el día 19 de mayo de 1875, siendo bautizado al día siguiente en la iglesia de la Asunción de Priego, según consta en el Libro de Bautizos de dicha iglesia: ?En la villa de Priego, provincia y Obispado de Córdoba a veinte de mayo de 1875, yo don Antonio Arjona y Aranda, cura coadjutor de Santa María de la Asunción, parroquial única de la misma, bauticé solemnemente a Francisco de Paula de San Pedro Celestino y la Santísima Trinidad que nació ayer como a las siete y media de la tarde, vive calle del Río 26, es hijo legítimo de don Guillermo Ruiz, propietario y de doña Josefa Santaella. Abuelos paternos don José Ruiz López  ya difunto y doña Catalina Torres Hurtado su mujer. Y maternos don Luis Santaella y doña Josefa Calvo Valera, su mujer, ya difuntos. Todos naturales  vecinos de esta villa, excepto el abuelo paterno que lo era natural de Loja; fueron sus padrinos don Francisco de Paula Martínez y doña Cecilia Ruiz, su mujer, a los que advertí su obligación y parentesco espiritual, siendo testigos don José Custodio Rodríguez e Hidalgo y Diego Arjona e Hinojosa de esta vecindad. Y para que conste lo firmo fecha up supra. Antonio Arjona y Aranda?[1].

         Nace en el seno de una familia acomodada propietaria de tierras por lo que recibe una educación y cultura esmerada que aumentó constantemente a lo largo de su vida, puesto que era un espíritu inquieto siempre en busca de nuevas metas dentro de cualquier campo de la cultura.

         Con veinte y pico de años marcha a Madrid, donde también trabajan algunos de sus amigos como Adolfo Lozano Sidro y Niceto Alcalá-Zamora y trabaja como redactor en el periódico El Nacional, aunque hacía muchos viajes a Priego, pasando aquí largas temporadas[2].

         Su espíritu abierto a todas las innovaciones le llevaba frecuentemente a viajar a París, para ponerse al día de la última moda en las artes y dar al mismo tiempo expansión al soplo del artista que llevaba dentro. Su trabajo, y las rentas de sus propiedades agrícolas hacían posible esta clase de vida, en una época en la que viajar era un lujo vedado a la mayoría de la gente.

         Sus cualidades polifacéticas, su disposición y trabajo desinteresado las puso a disposición de hermandades, sociedades, corporaciones y particulares. Así fue retablista destacado y original en la Hermandad de la Columna y más tarde en el Nazareno. Durante muchos años, los domingos de mayo se enriquecieron con sus cualidades de decorador.

         Si este era un arte perecedero, mucho más durable fueron sus proyectos de arquitectura. El aspecto de Priego, de las calles con el estilo modernista, las fachadas señoriales que afortunadamente conservamos se deben en gran parte a su ingenio y proyectos que diseñaba, sin tener título de arquitecto. Las casas de las familias Serrano, Matilla, Aguilera, Alférez, Ruiz y otras, siguen llamando la atención y son orgullo y riqueza de nuestro patrimonio urbanístico. Cada uno de estos edificios, enclavados en las calles más importantes de la ciudad ponen de manifiesto que estamos ante la obra de un artista.

         Se han perdido para siempre otras obras suyas. Como el diseño de los jardines privados y públicos, ejemplo de ello, el conjunto realizado en el Paseo de Colombia en los años de la Dictadura primorriverista y el altar de risco para la Virgen de Lourdes en la iglesia de San Pedro.

         Aunque le conocemos la autoría de una poesía amorosa, nunca se casó. Permaneció soltero, sin conocerse ninguna clase de amoríos. Este aspecto no fue óbice para que fuera padrino en la boda de un hermano o asistiera de testigo en otros enlaces matrimoniales donde era alma y motor de las fiestas. Todo lo suplió, cuando estaba en Priego, asistiendo a las tertulias del Casino y la famosa de Manuel Guardia Lobato, donde siempre era un miembro destacado, admirado y querido por sus contertulios debido a su personalidad especial y su rica cultura. Mantuvo relaciones de amistad con la mayoría de las familias más poderosas de Priego, como los Valverdes, Castilla, Calvo, Aguilera, Lozano, Alcalá-Zamora, etc. Con el pintor Lozano Sidro, con el que mantenía una especial amistad compartió la propiedad de una máquina fotográfica. Hoy muchas de esas fotos hechas en cristal, bien de paisajes, grupos o personas demuestran de nuevo el artista que había detrás del objetivo, o delante, puesto que muchas de ellas son autorretratos. Hoy son patrimonio documental de una riqueza incalculable e ilustración obligada de cualquier texto que hable de las primeras décadas del siglo XX.

         No se le conoce actividad política pública, ni por ahora militancia en ningún partido, si bien intervino de una forma destacada en la época de la dictadura, ayudando a su buen amigo y alcalde José Tomás Valverde Castilla en todas las iniciativas culturales y urbanísticas que llevó a cabo, lo que provoco un homenaje que le hacen por su desinteresado trabajo. Igualmente, cuando los movimientos huelguísticos del año 1918, en su calidad de propietario, interviene en la creación y puesta en funcionamiento del Centro Obrero de Priego. También se encarga de hacer los planos para un asilo de ancianos que se pensaba construir sobre unos terrenos cedidos por doña Mercedes Calvo Lozano.

         Con todo nos quedamos para lo último uno de los rasgos que más se destacan de su gigantesca personalidad: la modestia. En varias ocasiones y espaciadas en el tiempo, muchas de las referencias de sus amigos, las hacen a sus obras, sin citarlo, porque él así lo desea. Es gracioso ver hoy, como contraste a tantos segundones opacos y de color grisáceo dándose empujones para salir en la foto con destino a un medio de información.

         La última noticia escrita que tenemos recopilada data del año 1930. Nos cuenta el corresponsal su viaje a Portugal donde pasó una temporada. En los primeros días del golpe militar de Franco, se encontraba en Madrid. Sale de la capital y marcha a Portugal, camino que se sabía y desde allí vuelve a su Priego natal. En los últimos años de su vida sufrió una apoplejía dejándolo mermado en su facultades. En su partida de defunción se lee:  ?(?) Francisco Ruiz Santaella, soltero, de edad de setenta y cinco años, natural de esta ciudad, hijo de don Guillermo y doña Josefa, que recibió la Extremaunción, falleció ayer a las 17 horas a consecuencia de debilidad senil, según certificado facultativo. Su entierro fue solemne en parroquia. Priego, 18 de octubre de 1950. José L. Aparicio?[3].

         En este trabajo de investigación vamos a acercarnos a su heterogénea personalidad y poner de relieve algunas de estas facetas sobresalientes de este artista singular y múltiple.



[1] ARCHIVO PARROQUIAL DE LA IGLESIA DE LA ASUNCIÓN DE PRIEGO DE CÓRDOBA. Libro de Bautismos. Año 1875.

[2] ESCANDÓN, Rafael G.: De Priego. ?El Defensor de Córdoba?, número 1685, del 17 de mayo de 1905.

[3] ARCHIVO PARROQUIAL DE LA IGLESIA DE LA ASUNCIÓN DE PRIEGO DE CÓRDOBA. Libro de Defunciones. Número de registro 389. Año 1950.





614 Veces visto - Versión para Imprimir




Libro de
Visitas


Colabora con tus fotos



Buscador de Artículos



[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007