INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

03.30. CONFERENCIAS CON DIAPOSITIVAS

 




984724 Visitas
desde el 1 de mayo 2007
PRIEGUENSES EN LA HISTORIA - Francisco Ruiz Santaella: el Leonardo da Vinci prieguense

5. PERIODISTA, ARTICULISTA, POETA E HISTORIADOR

Trabajó en Madrid en la redacción de un diario.

© Enrique ALCALÁ ORTIZ

         No sabemos exactamente el día que decide dejar el pueblo que tanto ama y marcha a la conquista de Madrid, llevando como equipaje pluma y papel, aparte de su bolsa llena de pesetas procedentes de sus rentas agrícolas. Su mente inquieta y emprendedora le hace buscar horizontes donde desarrollar su personalidad creativa. Por estas fechas también residen en Madrid sus amigos prieguenses Adolfo Lozano Sidro, ilustrador de Blanco y Negro, Niceto Alcalá-Zamora y Torres, Oficial Letrado del Consejo de Estado, y Pedro Alcalá-Zamora Estremera, periodista y traductor, entre otros amigos.

         Con veintiséis años, en 1901, nos lo encontramos ejerciendo de periodista en Madrid según nos informa el decenal carcabulense La Brújula[1].  Y años más tarde, en 1904, el corresponsal de El Defensor de Córdoba no indica que: ?(?) Hemos tenido el gusto de saludar al ilustrado redactor de El Nacional don Francisco Ruiz Santaella, que accidentalmente se encuentra en ésta?[2]. Su incidencia en la vida madrileña, donde aún no hemos conseguido investigar, debió tener alguna importancia como lo demuestra el hecho de organizar una exposición en el Ateneo de Madrid sobre el tema Damas Españolas[3]. Tampoco conocemos el día que cansado de la capital y de su ajetreo buscó refugio tranquilo en su adorado pueblo. Tampoco tenemos noticias de los artículos y temas sobre los que escribió durante estos años.

         Como socio del Casino de Priego[4], el día 31 de enero de 1915 participa en una velada literaria junto a las personalidades más destacadas del mundo cultural de Priego.   Manuel Rey Cabello, que sería director de "Patria Chica", días más tarde, leyó las siguientes cuartillas el día de su actuación: "Señoras, señoritas y amigos de Priego: al empezar el trabajo que voy a tener el gusto y el atrevimiento de leerles, lo primero que se me vino a la memoria fueron las palabras con que solemos empezar esta clase de obras, oratorias o escritas, los que, como yo, no saben leer ni escribir. Yo hubiera también empezado diciéndoles "no soy orador" pero estoy seguro que hubiera tenido contestación inmediata diciéndome alguno de ustedes "ya lo sabemos"; también hubiera podido decirles poniéndome muy grave: Quisiera en estos momentos, señoras y señores, poseer elocuencia de Demóstenes o Castelar, la filosofía de Platón y de Aristóteles, el arte que demostraron en los relieves Fidias y en las pinturas Parrasio, Murillo y Velázquez pero..., no divaguemos, no resulte pesado ya el exordio.

         Nunca pude pensar llegar al sitio donde me encuentro, más a instancias de buenos amigos, con cuya amistad me honran, he llegado al sacrificio que me imponen quizás para confirmar la célebre frase de que este es el país de las anomalías y del sarcasmo. Donde hay jóvenes que seguramente hablarían y escribirían mejor, con cuyas oraciones o escritos harían pasar un rato agradable al auditorio, y donde hemos ya admirado la sublime palabra de ese insigne maestro de la oratoria que se llama don Niceto Alcalá-Zamora, donde oímos el magnífico discurso escrito y leído por don Carlos Valverde y admirado después la magnífica poesía que nos leyó últimamente, donde escuchamos la historia antigua de Priego, admirables apuntes históricos recopilados por don Francisco Ruiz Santaella; el trabajo dedicado al Jurado, notable obra de jurisconsulto de don Antonio de Castilla; la delicada e instructiva conferencia de don José Valverde, sobre "La apicultura movilista", los sublimes versos de don Miguel Carrillo y los jocosos de don Baldomero, y no hablo de los señores de esta noche, nada podía yo decir después que no pareciera pálido al par que atrevido insulso y tonto al mismo tiempo que aburrido.

                  Así, y con toda una respetable carga de miedo insuperable, me lanzo al cumplimiento que me impuse pidiéndoles mil perdones, pues mal pudiera resistir este trabajo la crítica más indulgente[5]?. Después continuó leyendo un poema de su propia invención.

         "En los primeros días de febrero, y como derivación y fruto de las veladas, comenzó a editarse por José Bergillos en su imprenta "La Aurora", y a publicarse el periódico local "Patria Chica", decenalmente primero y semanalmente después[6]". Publicación fundada por Carlos Valverde López que seguía los pasos de su buen amigo Domingo Arjona Casado director de "La Amistad". Fue su primer director Manuel Rey Cabello, y entre los colaboradores destacados, además de los citados, tenemos a José Tomás Valverde Castilla, Francisco Candil Calvo, Manuel Núñez Torralvo e ilustradores como Adolfo Lozano Sidro y Alfredo Calvo Lozano. El primer número apareció el 10 de febrero de 1915 y en sus páginas, además de las noticias locales y los consiguientes anuncios, se publican artículos con temas de literatura, medicina, agricultura, industria, política internacional y local. Precisamente un artículo de José Tomás Valverde planteando el problema de la canalización irresuelta de las aguas de Priego, provocó un grave enfrentamiento con la Corporación y un numeroso grupo de seguidores que al darse de baja, después de suscitar una fuerte polémica, provocaron el cierre del periódico a los siete meses de su aparición[7].

         En esta publicación nos encontramos la crónica de la celebración de la primera comunión de los hijos mayores de don Niceto Alcalá-Zamora celebrada en la finca La Ginesa, escrita por Francisco Ruiz Santaella:?FIESTA MEMORABLE.- La primera comunión de los hijos mayores del ilustre parlamentario, gloria de Priego, el excelentísimo señor don Niceto Alcalá-Zamora, se realizó el día veinte en la capilla de la nueva casa que dicho señor ha construido en su hermosa finca del Cañuelo.

         El recuerdo de la primera comunión es siempre imborrable, y cuanto más se alejan de ella los años  la conciencia, más se aviva el recuerdo, y más nos obsesiona la pureza de una infancia que no habrá de volver. Cada vez que ante nosotros se remueva la sagrada fiesta, pensamos con amargura en aquella otra mañana de abril, en la que todo era blanco y no sospechábamos los otros matices de la vida.

         A estos gratos recuerdos de la infancia, habrán de unir los hijos de nuestro querido amigo, la remembranza de una fiesta alegre y regocijada que por alto que la fortuna los lleve, no habrán de presenciar nunca otra semejante.

         De todas las clases sociales ha acudido representaciones, y todos confundidos han celebrado esta primera comunión que ha sido a la vez fiesta de respeto y cariño hacia el hombre bueno que ha sabido agruparlos.

         A las ocho de la mañana comenzaron a llegar los invitados a la ceremonia. A las nueve fue bendita la capilla por nuestro virtuoso arcipreste don Evaristo Meléndez Alarcón y luego don Francisco Ruiz Casado dijo la misa de comunión. Más tarde fue servido un espléndido almuerzo prolongándose la reunión hasta las últimas horas de la tarde.

         Mi más sincera enhorabuena a la esposa del señor Alcalá-Zamora, doña Purificación Bidaburu, por la organización de la magnifica fiesta. En la difícil tarea de atender a los convidados le ayudaron su madre doña Natalia Bidaburu, señorita Pilar Alcalá-Zamora, doña Natalia Castillo, señora de Crespo y señorita María Castillo.

         Asistieron las señores y señoritas siguientes: doña Carmen Alcalá-Zamora; doña Enriqueta Torres; condesa de Santa Teresa y sus hijas, señoritas Elisa Bidaburu; Gloria y Fernanda Torres; Carlota Torres Romero; Cristobalina Herrera Romero; Pilar Bufill; doña Purificación Alcalá-Zamora; doña Concepción Pérez y su hija: doña Mercedes Calvo; doña Trinidad García; doña Adolfa Pazo; doña Rosa Carrillo, doña Luisa Serrano y muchas más que siento no recordar en este instante.

         El diputado a Cortes por nuestro distrito asistió al acto lamentando sus amigos haya sido tan corta su permanencia aquí.

         De Lucena: señores Víboras y el Teniente Coronel don Eloy Caracuel.

         De Rute: Diputado don Antonio Torres; don Antonio B. Reyes, alcalde; don Rafael Delgado y un nutrido número de amigos.

         Luque: Don Eloy G. Mediavilla, alcalde; don Francisco Cruz Toro, juez municipal.

         Zuheros. Don José Giménez, alcalde; don Francisco M. Tallón.

         Almedinilla: Don Alfredo Serrano.

         Los alcaldes del Cañuelo, Campos, Tójar y Zamoranos, señores Antonio J. González, Calixto Puerto, Casiano Sánchez y Antonio Roldán.

         Alcaudete. Señor marqués de Santa Teresa, don José Torres, diputado provincial.

         De Priego. El señor arcipreste acompañado de una nutrida representación del clero local y de los pueblos ya citados; el señor juez de instrucción don José Gómez, don José Utrilla, registrador de la propiedad, don José Serrano, diputado; don Enrique Castillo, secretario; don Juan Bufill Torres, alcalde, y toda la Corporación municipal.

         La falta de espacio impide el relato completo de los asistentes, que se elevó al número de trescientos?[8].

         Aparte de estas colaboraciones participa como jurado en un concurso de prosa y verso que organiza la redacción de Patria Chica, junto a Carlos Valverde, Francisco Candil, Manuel Núñez y José Bergillos. Jurado que precisamente deja desierto los premios al estimar la falta de calidad en los trabajos presentados[9].

         De su faceta como poeta sólo hemos recopilados dos poemas. El primero de ellos, lo publica en 1901 y tiene sentido amoroso, excepcional precisamente en un hombre que permaneció soltero:

CASO DE... MEMORIA

        

         ¿Qué lo has olvidado?

         ¿Qué ya no te acuerdas

         De las noches que en claro pasamos

         Al pie de la reja,

         Con las caras muy juntas, muy juntas,

         Pensando mil cosas, que calla la lengua?

         ¿Qué tu aliento quemaba mis labios,

         Que era lava la sangre en las venas,

         Que fundidos los dos en un beso

         De dicha suprema,

         Quedamos unidos, con vínculo eterno;

         Qué ya no te acuerdas?

         Si eso casi parece imposible;

         Si no hay quien lo crea:

         No es difícil que llegue a olvidarse

         El juego de amores, la vaga promesa,

         Que se arranque el amor verdadero,

         O que el tiempo borre sus profundas huellas;

         Pero nunca olvidar de ese modo,

         Si tienes conciencia,

         Que es falsa su honra, cuando sin engaño

         No puedes vencerla[10].

 

         En la siguiente, y última de sus poesías, se acerca, con una bella composición a retratar esa tierra que tan profundamente tiene incrustada y que publica en 1915 en Patria Chica:           

                                          ANDALUCÍA

        

         Magnifica, esplendente luz de mi Andalucía;

         Horizontes de acero; mármoles en las cumbres;

         Sol que la ancha campiña calcina con sus lumbres;

         Cielo y mar, seda azul; nubes de argentería.

        

         Eres inagotable manantial de alegría,

         Y porque no se ahogue tu vida en dulces lumbres,

         El destino dispuso que por fuerza columbres,

         El amargo contraste de la melancolía.

        

         En el rico torrente de tu sangre agarena,

         En tus ojos gitanos, y en tu carne morena,

         Escondió la lujuria su divino tesoro.

        

         Trae tu blasón rampante, una quimera de oro

         Sobre campo de gules, sobre campo de plata.

         Un corazón ardiente y un clavel escarlata[11].     

 



[1] REDACCIÓN: Noticias generales, ?La Brújula?, número 11 del 1 de diciembre de 1901.

[2] CORRESPONSAL: De temporada. ?El Defensor del Córdoba?, número 1393, del 17 de mayo de 1904.  Registro número 2922 de nuestro trabajo Priego y prieguenses en la prensa cordobesa (1852-1952)?.

[3] FORCADA SERRANO, Miguel: Priego de Córdoba. Guía multidisciplinar de la ciudad y su territorio, página 191.

[4] Su ficha dice: ?De número. Ausente, febrero de 1901. Presente, junio de 1901. Ausente, octubre de 1904. Regresó.

[5] REY CABELLO, Manuel: Patria Chica. Decenal prieguense, año 1915.

[6] VALVERDE LÓPEZ, Carlos: Memorias íntimas y populares, año 1915.

[7] ALCALÁ ORTIZ, Enrique: El Casino de Priego y otras instituciones recreativas (1848-1998).

[8] RUIZ SANTAELLA, Francisco: Fiesta memorable, ?Patria Chica?, número 9, del 25 de abril de 1915.

[9] REDACCIÓN: Resultado del concurso. ?Patria Chica?, número 11, del 9 de mayo de 1915.

[10] RUIZ SANTAELLA, Francisco: Caso de ? memoria, ?La Brújula?, número 2, del 1 de agosto de 1901.

[11] RUIZ SANTAELLA, Francisco: Andalucía, ?Patria Chica?, número 1, 10 de febrero de 1915.





600 Veces visto - Versión para Imprimir




Libro de
Visitas


Colabora con tus fotos



Buscador de Artículos



[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007