INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

01.09. BALADAS EN LA AMISTAD

 




969837 Visitas
desde el 1 de mayo 2007
PRIEGUENSES EN LA HISTORIA - Francisco Ruiz Santaella: el Leonardo da Vinci prieguense

8. LA FIESTA DEL ÁRBOL EN PRIEGO

Algunas de las fiestas oficiales a las que asitió y fue alma organizadora.

  © Enrique ALCALÁ ORTIZ



         Si bien no le conocemos que ejerciera ningún cargo público, durante la Dictadura, colaboró intensamente con el Alcalde José Tomás Valverde Castilla, y éste se hacía acompañar por él o lo nombraba en sus intervenciones públicas y discursos.

         En 1925 es protagonista en la fiesta del árbol que se realiza con el máximo esplendor: ?FIESTA DEL ÁRBOL EN PRIEGO.- Con brillantez extraordinaria, se celebró en esta ciudad ayer, domingo, la fiesta el árbol, acto tan simpático cual todos aquellos a los que presta su concurso la niñez.

         Esta hermosa población hubo de experimentar la emoción intensa de contemplar en sus calles las masas compactas de sus pequeños ciudadanos constituyendo las admirablemente presentadas escuelas, pues tanto las nacionales como las privadas rivalizaron en organización demostrativa de la magnifica labor pedagógica que realizan sus dignos profesores.

         De las varias aldeas de este término municipal, empezaron a llegar desde por la mañana, utilizando los más variados medios de locomoción, los maestros nacionales de las mismas, acompañados de grupos de sus respectivas escuelas, todos ellos invitados de antemano y con su lugar preferente designado en la comitiva que había de organizarse.

         La bulliciosa alegría de los pequeños protagonistas de la fiesta comunicóse al vecindario en general y las calles de la población viéronse seguidamente inundadas de personal ávido de no perder un solo detalle.

         A las tres y media se encontraban ya ante las Casas consistoriales, en la hermosa y amplia plaza de la Constitución, todos los niños de las escuelas de la localidad, luciendo lazos de los colores nacionales y otros distintivos emblemáticos y siendo portadores todos y casa uno de los pequeños de su correspondiente merienda, previamente enviadas por el Ayuntamiento para ser repartidas en las respectivas escuelas.

         A los acordes de la Marcha Real se izó la bandera nacional en uno de los balcones del Ayuntamiento y, acto seguido, más de setecientas voces infantiles entonaron el patriótico Himno a la Bandera.

         Con la Banda Municipal a la cabeza y a continuación las distintas escuelas de ambos sexos por el orden preestablecido, presidiendo los invitados y las autoridades, emprendióse la marcha al paseo de la monumental Fuente del Rey, en cuyo lugar había de bendecirse los árboles, pronunciarse elocuentes discursos alusivos al acto y verificarse multitud de plantaciones.

         Al efectuarse la bendición, cantaron los niños el Himno al Árbol. 

         Con vibrante y fácil elocuencia, el digno alcalde don José Tomás Valverde dedicó frases encomiásticas a todos los maestros y escolares presentes, poniendo de relieve las esperanzas que dejaban concebir los hombres del mañana que se forjaban hoy en moldes de cultura y santas enseñanzas de amor a la Patria.

         Dirigió frases de agradecimiento al vecindario en general, que con tanto entusiasmo se asociaba a la simpática fiesta que se celebraba entre las excelsas figuras de la Virgen de la Salud y la Enseña sacrosanta de la nación española. Por último, en nombre del pueblo expresó su gratitud al muy culto señor don Francisco Ruiz Santaella, infatigable defensor y conservador de cuanto de artístico hay en esta hermosa ciudad.

         A continuación usó de la palabra don José Aparicio, digno vicario de esta parroquia, pronunciando un elocuente y sentido discurso.

         Los maestros nacionales doña Amparo Ortiz y don Rogelio Camacho leyeron unas cuartillas con honores de conferencias culturales.

         El digno delegado gubernativo en este distrito don Rafael Padilla ensalzó el estado brillante en que encontraban a estas escuelas e hizo un caluroso elogio del trabajo de estos beneméritos maestros, encareciéndoles la necesidad de que preferentemente despiertan en el corazón de sus alumnos sentimientos de inagotable amor al Rey y a la Patria.

         Terminó su elocuente discurso con un vibrante ¡Viva España!, que fue entusiásticamente contestado por los varios millares de concurrentes al acto.

         No encontramos palabras para elogiar la labor que realizan nuestras dignas autoridades.

         Enviamos aplausos entusiásticos a cuantos dieron forma y realización a la reseñada fiesta, que tanto contribuye a hacer sentir la necesidad de atender al niño, de formar su inteligencia y su corazón orientados en los santos ideales de la Patria.

         No queremos dejar pasar esta ocasión sin dirigir un ruego a estas dignas autoridades: que en el más breve plazo posible desaparezca la inadecuada instalación de estas escuelas nacionales y que no se deje pasar ni un solo día sin que se encalen e higienicen los actuales locales donde tantas tiernas inocentes criaturas permanecen largas horas a diario, con detrimento de sus energías y buen desarrollo físico, siendo también dificultado por estas mismas causas su desarrollo intelectual. 9 de marzo de 1925[1].

?

                 

         De la misma forma que pasó con la entrada de la República, el golpe de Estado del general Franco colocó en la Directiva del Casino e Priego a elementos adeptos al nuevo régimen; si bien entonces España entera pertenecía al mismo Estado, y en esta ocasión el territorio nacional estaba dividido en dos bandos que ya mantenían una sangrienta guerra durante medio año y que duraría hasta un total de tres. No obstante los tiempos de guerra, se siguieron las normas y se convocó junta para la renovación de la Directiva.

         La primera providencia de esta Directiva fue la lectura de una instancia suscrita por varios socios en la que interesaban habilitar los altos del edificio para hospital de heridos de guerra, propuesta que se deja aparcada hasta días más tarde. La que sí se admite a trámite es la firmada por más de diez socios pidiendo la vuelta del Reglamento del 30 de septiembre de 1892. Es decir, entre otras cuestiones ya comentadas, cambiar el nombre del "Círculo Alcalá-Zamora de Priego" y quitar el cuadro de don Niceto. El procedimiento, dada la importancia del asunto, se hace por el mismo sistema de cédulas nominativas según prescribía el artículo 33 del Reglamento, repartiéndolas a domicilio[2].

         El escrutinio de los votos se efectuó el 17 de enero de 1937, obteniéndose el siguiente resultado: número de papeletas, 197; cédulas suscritas con la palabra conforme, 120; socios disconformes, 16; blanco, 10; no votaron, 44. Entre los votos conformes para que eliminaran el nombre de Niceto Alcalá-Zamora del Casino de Priego estaba Francisco Ruiz Santaella[3]. Muy lejos estaba aquel año de finales del siglo XIX cuando en La Calderadilla comía con él para festejar su ingreso en el Cuerpo de Letrados en el Consejo de Estado.



[1] CORREPONSAL: Fiesta del árbol en Priego, ?Diario de Córdoba?, número 26707, del 12 de marzo de 1924. Ficha número 1344 de nuestro libro ?Priego y prieguenses en la prensa cordobesa (1852-1952)?.

[2]Archivo del Casino de Priego: Acta del 10 de enero de 1937, bajo la presidencia de Dionisio Novel Peña.

[3] ALCALÁ ORTIZ, Enrique: ?El Casino de Priego y otras sociedades recreativas (1848-1998)?.





613 Veces visto - Versión para Imprimir




Libro de
Visitas


Colabora con tus fotos



Buscador de Artículos



[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007