INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

17.01. LA COPLA POPULAR EN LA SUBBÉTICA CORDOBESA

 




1227696 Visitas
desde el 1 de mayo 2007
Poemas a Priego - Poesía

CANTO A MI PUEBLO ANDALUZ (y otros poemas)

La famosa poetisa prieguense, Sacramento Rodríguez Carrillo nos presenta algunas de sus numerosas composiciones sobre su pueblo.

SACRAMENTO RODRÍGUEZ CARRILLO



 

CANTO A MI PUEBLO ANDALUZ

 

Canto a mi pueblo andaluz,

a sus tierras y a sus gentes,

y a sus campesinos valientes

que luchan por ver la luz.

 

Canto al pozo y al panal,

a los trigales y trillos,

abejas y pajarillos,

al olivo y al pinar.

 

Al arado que su reja

el surco va señalando

y al grano lo va encauzando,

s in dar la mínima queja.

 

Al hontanar soñador

y al cristalino riachuelo,

al alegre regatuelo

lleno  de encanto y sabor.

 

Al cabrerillo que va

conduciendo a su ganado,

con abarca y remendado,

y siempre el saludo da.

 

Al cortijo que blanquea

entre colina y colina,

en alero: golondrina;

botijo y silla de anea.

 

A paloma mensajera

que su vuelo ha abandonado,

a su nido triste, helado...

sin ilusión, ni quimera.

 

A la escuela derruida

que ayer alegró la aldea

y que hoy la muerte rodea

acabando culta vida.

 

Canto a la Vega juncal

que se mira en río Salado,

a su enverdecido prado,

a su cerezo y nogal.

 

Y a sufridas aldeanas,

 por todos casi olvidadas,

que con manos sarmentadas

cultivan vastas besanas.

 

Canto a una sencilla tierra,

a su cielo, a sus colores,

y a los sus muchos valores

que de extremo a extremo encierra.

 

 

DESDE EL BALCÓN DEL ADARVE

 

Desde el balcón del Adarve

te vi en la Vega labrar,

regar con sudor los surcos

que dan sabroso el pan.

                  ?

 

Monumento señorial

es nuestra Fuente del Rey

ricas por sus claras aguas

y por su Neptuno Rey.

                   ?

 

En el barrio de la Villa

hay flores muy descontentas

porque dicen que ayer vieron

a unos gamberros con piedras.

¡Pobres flores,

que viendo a los gamberros

se descomponen!...

                    ?

 

En el barrio de la Villa

las flores están contentas

por ser el barrio más limpio

y de callejas más frescas.

                      ?

 

Es la calle los Jazmines

la más estrecha de Priego;

no se cae ningún borracho

aunque destaque en pequeño.

                     ?

 

Es la plaza San Antonio

rincón digno de ver

por su blancura, sus flores,

sus piedras, su placidez.

                     ?

 

Nuestra iglesia de la Aurora

es un bello monumento

que no aparenta por fuera

lo que reluce por dentro.

                    ?

 

Por el Adarve, niña,

pasean dos viejas

y al ver tantas caricias

quedan perplejas.

Y es que el Adarve

gusta mucho a los novios

por su paisaje?

                 ?

 

Siempre que puedas

asómate al Adarve,

quita tristezas.

Sí, quita tristezas,

Niña, quita tristezas

y vienen alegrías

de frescas huertas.

Por eso, niña,

asómate al Adarve

siempre que puedas.

              ?

 

Si subes a la Tiñosa

verás las tierras de Priego

más hermosas todavía:

¡estás muy cerca del cielo!

                 ?

 

La Vega de Priego es

pequeña, pero importante,

bonita cual clavellina

fresca  de esbelto paisaje.

                    ?

 

En la ribera del río

que se introduce en la Vega

estoy esperando triste,

por más que espero no llega.

                      ?

 

Por su blancura y sus aguas

se destaca nuestro pueblo,

por su terreno quebrado

por sus grandes monumentos.

                      ?

 

¡Qué terreno más hermoso

tiene mi pueblo, que es Priego!

¡Qué olivares y qué huertas

bajo un añilado cielo!

                          ?

                

El Duende de la Milana

es un duende muy querido

por los viejos y las viejas

por las niñas y los niños.

               ?

 

Tiene Priego un Calvario

alto, muy alto,

donde va el Nazareno

el Viernes Santo.

Con los hornazos

esperamos contentos

que mueva el brazo.

Cuando lo mueve, ¡ay madre!

cuando lo mueve,

un sepulcral silencio

todo lo envuelve.

                    ?

 

Desde La Loma te vi

bañarte en el río Salado,

sentí celos de sus aguas

y de sus claros guijarros.

                    ?

 

Por la cuesta de la Vega

iban dos burros diciendo:

no queremos tanta paja

que se la coman los dueños.

 

 

 A LOS NARANJOS DE LA CARRERA DE ÁLVAREZ

 

Una calle muy ancha

de gríseos acerados,

y naranjos en flor

bajo un azul violáceo,

me evocan los recuerdos

de un ayer ya esfumado.

 

¡Quién os volviera a ver

vuestro cuerpo esmaltado

por blancura y aroma

en este bello barrio,

y asirme a vuestro gozo

de una rosa casi blanco

que renace ilusiones

perdidas por el llanto.

 

Mis sentires os lanzo,

naranjos, anegados

de radiante candor

y de sutil encanto.

¡Hoy, teneros quisiera

muy cerca de mi mano!

 

 

A UN CORTIJO DE LA VEGA DE PRIEGO

 

Ensimismado y nostálgico,

en un prolongado sueño,

te vi ayer cuando pasaba

por tu camino desierto.

 

Y tú no te dabas cuenta,

¡mi cortijo triste y viejo!

Ya mis manos no vibraban

en tu soñoliento cuerpo.

 

Mas mi alma, sí, temblaba

abrumada por el eco

de los suspiros dolientes

del surtidor solo y yerto;

 

de las paredes parduscas

flageladas por el viento;

y de las rejas caídas

y del solitario alero

donde ayer forjaron nidos

las caricias y los besos;

 

y de tus árboles mustios,

por soledad y sufrimiento,

sin albergar en sus ramas

trino de pájaros nuevos.

 

Quizás más triste que tú

y arropada por el miedo

que me infundiste al verte,

¡mi cortijo triste y viejo!,

Mis lágrimas horadaron

el polvoriento sendero

 

 

              A PRIEGO

 

Mi eterna gratitud a un pueblo austero

porque sabe donarme, con amor;

su riqueza, su ciencia, su esplendor

que un día apreciará el orbe entero.

 

Mi eterna gratitud a aquel herrero

que supo, con ingenio y con primor,

forjar balcones y rejas con su ardor;

¡qué trabajo más bello y más certero!

 

Y aquel gran escultor que con su arte

hizo barroco digno de alabanza,

sabiendo engalanar sagrado templo;

Dios en su obra se tomó gran parte.

Hoy, a sus pies, mi pluma versos lanza

por sus muchos tesoros que contemplo.

 

 

           A PRIEGO (II)

 

Bajo un manto añilado te cobijas

mirando erguido al cielo que te hizo

al lugar más soñado y más divino,

de esta nuestra gallarda Andalucía.

 

El blancor de tu cuerpo desafía

a nívea nieve que aparece en la cumbre,

y un placer en el alma le produce

al que clava en tu ser pupila fija.

 

¡Oh, mi Priego! Joyel digno de espanto

que fundes juntos el saber y el arte,

rezumando sabor, paz y raigambre

por todos tus bellísimos costados.

 

Lugar donde las aguas abundantes

elevan sus cantatas, a diario,

al emporio que, con sus puras manos,

desgarró de su ser esta tu carne,

 

¡dejándote caer al sur de España,

tú, mi pueblo: un cielo palpitante!

 

 

YO NO SÉ LO QUE TIENE EL ADARVE?

 

Para dar alivio a mis penas

que me parte la frente y el alma,

me he quedado mirando a la luna

a través de las finas acacias.

       Juan Ramón Jiménez

 

Yo no sé que tiene el Adarve,

cuando extiendo la vista y lo miro,

que aletea de gozo mi alma

y el dolor se me hace más tibio.

 

¿Qué será?, ¿qué será?, ¿será magia

o tal vez mis destellos divinos?

Lo que sé es que a mi cuerpo conforta

cuando se encuentra cansado, dolido?

 

¿Qué será lo que existe en su entorno

que da vida y transforma el sentido?

¿Será Dios que en su seno se esconde

y me mira en cuanto lo miro?

 

Algo extraño tendrán esos campos,

que a través de sus hierros diviso,

con sus huertas y casas tan blancas

que se yerguen, y miran al río.

 

¿Qué será lo que tiene el Adarve,

mirador tan esbelto y altivo,

que da luz a mi oscura tiniebla

y me allana el abrupto camino?

 

Es ingente mi amor al Adarve;

¡qué hay que ver lo que hace conmigo:

mitigarme las penas que peno?

confortando mi cuerpo aterido!

 

 

                EL BAJONDILLO

(Calleja del Barrio de la Villa, Priego)

 

Absoluta estrechez edificada,

abrazo perenal de alero y tejas

corroídas, estáticas, añejas

en armonía de ocres, concertada.

 

Redonda limpidez desparramada,

aroma en arco-iris de sus rejas,

similitud, albor, gracia a madejas

que irrumpe hacia el Adarve hecha cascada.

 

Mirador que detiene la mirada

sobre el verdor de la altitud perenne

donde la paz se erige y se hace capa.

 

Morada de jazmín cristalizada,

enjundia de rumor viejo y solemne

que en su clave de sol suena y se escapa.



702 Veces visto - Versión para Imprimir




Libro de
Visitas


Colabora con tus fotos



Buscador de Artículos



[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007