INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

11.37. ALEGACIONES DE LA FUNDACION RESIDENCIA DEL HOSPITAL DE SAN JUAN DE DIOS

 




1227696 Visitas
desde el 1 de mayo 2007
Poemas a Priego - Poesía

ELEGÍA Y OFRENDA A PRIEGO

Mariano Roldán Villén ganó el primer premio del Concurso literario de la Sección de Literatura y Bellas Artes del Casino de Priego.

MARIANO ROLDÁN VILLÉN



 

Por encendidas sierras, te levantas

Priego, entrañable soledad de tiempo,

como un ángel sumiso a su belleza

o como una virgen pálpito del alba.

Con tu difícil, escondido, trémulo

destino de agua, tu clamor de luces,

pleno le das al alma, que te mira

y no se atreve a desear tal dicha,

remanso fiel al ansia que la acosa

o deleitoso olvido a muerte suave.

Que así tu voz esparce, donde asienta

la firme raíz tu olivo o sus enteros

brazos el agua, sosegada imagen

de lo que puede ser aquí en la tierra

el paraíso que perdióse un día

sin que el hombre su nostalgia acabe:

Pueblo que estás en posesión del dócil

vibrar del ave, de la pura música

de un pasado glorioso, de la vasta

rosa del viento de tu sueño antiguo,

y que aún no tienes más pasión de vida

que el cultivar tu propio corazón.

 

Esa ventura grata que te hace

ser tú, no otro, y que yo un día, acaso,

quise palpar, tranquilo, cuando pude

pisar la dulce piedra de tus calles,

hoy traigo aquí, como se trae -ya ido-

­la memoria de un padre, en tu recuerdo.

 

Hoy traigo aquí para cantarte, oh pueblo,

oh trascendido ímpetu celeste,

oh extático milagro de la cal,

oh despejado aljibe del silencio,

lo que no sé si el labio, enajenado,

decir pudiera, sin que fuese muerto.

Que es mucha luz en poca sombra amiga;

que es poco ardor para tan gran memoria;

que en tu altísimo tiemblo es pura roca

la tiránica sed con que me atraes.

 

no puedes morir, pues tu recuerdo

como una flor que no acabara nunca

de trasminar su densa maravilla,

vive en el tiempo, donde se acomoda

como s i tú y la flor fuerais seres

siempre en perenne, melodiosa historia.

 

No sé qué amarga sensación abrasa

toda mi sangre, ahora, en su alborozo,

pero si, que su pálida nostalgia

en ti se abreva, dulce pueblo, y busca

en ti su son, su fe total de vida.

Y que, si acaso el corazón su vuelo

espera inmóvil emprender, suspira

con transparente indecisión de pájaro

pues no conoce rama, nido, agua,

que no sea tu candor, tu cielo, tu destino?[1]



[1] Adarve, 12-9-54. número 102. Año III. Página 5.





697 Veces visto - Versión para Imprimir




Libro de
Visitas


Colabora con tus fotos



Buscador de Artículos



[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007