INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

16.05. LOS COLORES DE ANDALUCÍA. (Tópicos andaluces)

 




1014338 Visitas
desde el 1 de mayo 2007
Poemas a Priego - Poesía

LOS VAREADORES (y otros poemas)

Recopilamos del poeta popular José Ronchel Muñoz las siguientes composiciones: "Los vareadores", "Priego", "Canto a Priego" y "Letra de un pasodoble".

JOSÉ RONCHEL MUÑOZ



  

LOS VAREADORES

 

En un rinconcito

de mi Andalucía

se alza un pueblecito

blanquito, bonito,

blancas palomitas

parecen sus casas

y es muy conocido

por Priego del Agua.

Tierra de mujeres

cristianas y bellas

del cielo de España

fulgentes estrellas.

Tierra de trabajo de paz

y alegría:

¡Corazón excelso

de mi Andalucía!

 

¡Ay, madre mía!

¡Ay, qué consuelo

haber nacido

bajo este lindo cielo!

¡Ay, qué consuelo!

¡Ay, madre mía,

nacer en Priego

lo mejor de Andalucía!

 

De tus nobles hijos

corre por la sangre

toda la ardentía

de los viejos árabes,

de aquellos califas

que les transmitieron

clara inteligencia

y bellos ensueños.

 

Tus bellas mujeres

también heredaron

de aquellas sultanas

los negros ojazos.

Y hasta del lindo pueblo

conserva   del  á r a b e

la Fuente del Rey,

Castillo y Adarves

 

¡Ay, madre sola!

¡Ay, qué consuelo

haber nacido

bajo  es t e lindo cielo!

¡Ay, qué consuelo!

!Ay, madre mía,

nacer en Priego, lo mejor

de Andalucía!

 

 

               PRIEGO

 

Con aires de gran señora

y perfiles de gitana

 llevas, en cuerpo de mora,

un corazón de cristiana.

 

En el rico pañolón

bordado de Andalucía,

destaca, como un florón,

la perla de tu hidalguía.

 

Brilla  en tu espíritu el fuego

de la nobleza y la fe.

¡Qué hermosa tierra eres, Priego!

Ciego está quien no te ve.

 

Como peineta el Calvario,

como mantilla la Vega;

y en tus manos el rosario

del agua, que canta y juega.

 

Sueños de amor y ternura

se esparcen por tu olivar.

Tu Adarve dice, locura;

tu parroquia dice, orar;

 

Tu Castillo, fantasía;

tu industria, paz y tesón;

tu cielo, luz y alegría;

tus mujeres, perfección.

 

Mujeres de Priego, bellas

sinfonías de corazones,

rutilantes como estrellas,

firmes corno las pasiones.

 

Brilla en sus ojos el fuego

de la nobleza y la fe.

¡Qué hermosa tierra eres, Priego!

Ciego está quien no te ve.

 

Con aires de gran señora

y perfiles de gitana

llevas, en cuerpo de mora,

un corazón de cristiana[1].

 

 

    CANTO A PRIEGO

 

¡Priego! Rincón risueño de Andalucía.

Bajo el alfanje de plata de la luna

Llegaste a ser un día

de tu niñez lejana, ciudad moruna.

Y entre el ebrio vibrar de áureos clarines

y el clamor de sepulcro de los tambores

viste correr la sangre de tus muslimes:

que al morir gladiadores,

a tus plantas vertían sus rojas flores.

Y en tu pecho de piedra ?castillo fuerte-

El furor de tus guerras aún se advierte.

 

¡Priego! Ya no eres mora, ya eres cristiana.

En tu alma se desgrana

una apacible vida libre de enojos.

Las fuentes de tus ojos

dan agua sin cesar, agua de vida

que al caer se hace río; te cruza y llega

a fertilizar y a acariciar tu vega

de esmeralda vestida?

Tu morisco balcón, tu adarve, es gloria

para los hijos de tu antigua historia.

 

¡Priego! Tu alma de mujer; de sulamita

del divino ?Cantar de los Cantares?,

de las armas de ayer ha hecho telares.

para que tu obrerita

pueda, mientras palpita

aquel brazo de hierro trepidante,

tejer sus sueños de mujer amante.

Y en tu Fuente de Rey, corazón sonoro,

que late bajo el oro

del sol que tamizado

a ella llega al cruzar por su arbolado,

se oyen las tristes notas

de todos los amantes que allí han llorado

sus ilusiones rotas.

Y mientras la cascada, cantando, mueve

la rueca, en la que hila copos de nieve.

 

¡Priego! Tierra piadosa. Florido manto

tejido con ternuras de corazones;

yo te brindo en mi canto

la ilusión que compendia ilusiones.

Yo quiero, cuando la muerte con frío abrazo

cierre a la luz mis ojos,

descansar con mis padres en tu regazo,

y si de mis despojos

en mi ignoto sepulcro una flor brota,

eso será la ofrenda de mis amores

¡emulando las de aquellos gladiadores

que te dieron su sangre gota a gota!

           

 

                  LETRA DE UN PASODOBLE

                 dedicado al novillero Antonio García Calabrés

 

Es de Priego

y se llama Calabrés

el mejor de los toreros,

el mejor de los toreros

es de Priego

y se llama Calabrés.

¡Calabrés!

En el crisol de la gracia

se fundieron la elegancia,

el valor, la simpatía

y el arte más puro y bello;

y surgió como un destello

el as de la torería.

¡Calabrés!

Cuando en la hora suprema

pliega la roja franela

y se lanza hacia la res,

los corazones se paran

pendientes de la estocada

certera de Calabrés

¡Calabrés!

En esa flor que recoges

van suspiros, van temores,

van besos de una chiquilla

cuyos ojos seductores

reflejan tiernos amores

a través de su mantilla

¡Calabrés!

Es de Priego

y se llama Calabrés,

el mejor de los toreros,

es de Priego

y se llama Calabrés.

¡Calabrés!



[1] Adarve, 30-8-1953. Números 48-49. Página 38. (Mención honorífica en el reciente Certa­men de la Sección de Literatura)

 





620 Veces visto - Versión para Imprimir




Libro de
Visitas


Colabora con tus fotos



Buscador de Artículos



[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007