INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

01.14. GOTAS DE AGUA EN ALPARGATAS DE CÁÑAMO. (Greguerías)

 




1014319 Visitas
desde el 1 de mayo 2007
Poemas a Priego - Poesía

NEPTUNO (y otros poemas)

A la memoria de Remigio del Mármol. "... Es un arte de privilegio, de nobleza de nervios, de aristocracia instintiva". Ortega y Gasset.

JOSÉ SOLDADO G.



 

           NEPTUNO

 

                          I

De tu mano amadora, de la umbría,

de la estancia final y pertinente,

del amor a tu pueblo y a su gente,

de la liza bucólica y tardía

 

surgió Neptuno, fiero no, al día,

blanco más que aquel liquido corriente

que tanto envidia el que de sal rugiente

luces no bebe en cálida armonía.

 

Y Anfítrite, la bella pescadora,

la desierta beldad entre sus fuentes,

el agua goza y goza la mañana

 

y, entre los faunos que a Cubero mientes,

inclina a resurgir ya vencedora,

diosa frágil, álgida, temprana[1].

 

 

LA FUENTE DEL REY ENTRE EL OCASO Y LA ALBORADA

 

La noche se avecina lentamente

sobre los caños huecos el destino

de más de cuatro siglos de camino:

hacia la mar el agua de la fuente.

 

Despierta el lirio en su fulgor silente

se adormece la luz en suave trino;

el dios del agua busca en el endrino

algún destinatario del tridente.

 

Mundo de faunos, fauces y misterio,

fieras salvajes, sórdida mirada,

dioses de piedra en dulce refrigerio;

 

es el festín del arte, la algarada,

el sueño más humano, sahumerio,

el fin de otrora noche: la alborada[2].

 

 

EL DUENDE DE LA VILLA

 

Un duenda es un ser libre que Dios quiso

pudiera ser canción, ya un alma humana,

o un agua azul que de la tierra mana

para frescura de aquel paraíso.

 

Mira el clamor del agua; lo preciso,

lo saltarín, que bulle tramontana

bajo la piedra, desde la mañana,

salvaje Partenón, agraz friso.

 

Poner puertas al campo y hasta allende

llegar, encarcelando un bello duende,

es como hacer de un persa Trabisonsa.

 

Deja al duende a su aire, que sea libre,

no me seas genio de mayor calibre

del necesario que te corresponda[3].



[1] Adarve, 15-8-1981. II Época. Año VI. Número 127 y 128. Página 29.

[2] Fuente del Rey, marzo 1987, número 39, página 13.

[3] Fuente de Rey, mayo 1987, número 41, página 13.





622 Veces visto - Versión para Imprimir




Libro de
Visitas


Colabora con tus fotos



Buscador de Artículos



[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007