INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

03.33. COCINA PRIEGUENSE DEL SIGLO XVIII

 




1014750 Visitas
desde el 1 de mayo 2007

OPINIÓN
Gestión municipal


CONTRA FRANCO VIVÍAMOS MEJOR. (Por Juan de Dios López Martínez. "Adarve", número 778, 1 de noviembre de 2008)
06-11-2008

Solar en la Puerta Graná. (E. Alcalá).
Solar en la Puerta Graná. (E. Alcalá).

             Halagar a aquellas personas que acceden a cualquier cargo público, político o no, sin más interés que el de prestar un servicio a la ciudadanía es un acto de justicia cívica, pero, por contra y desgraciadamente, más han sido las veces las que hemos tenido que desdeñar públicamente y sin tapujos a aquellas otras que acceden a los mismos mediante el engaño y la demagogia sólo y exclusivamente en su propio beneficio. Des­graciadamente, hoy día en política no encontramos con bastantes más caraduras que de los otros.

Andalucía, por su especial trayectoria sociológica a lo largo de los siglos, ha sido una región fácilmente manipulable desde el punto de vista político. El voto campesino y de las clases menos favorecidas era comprado en metálico durante los siglos XIX y XX por los caciques liberales de entonces. Hoy día, éste mismo voto, que desgraciada­mente sigue en venta, se sigue comprado a partir de subsidios, enchufes, favoritismos y demás prebendas por los que se han dado en llamar los nuevos "caciques democráticos", sólo que ahora con dinero público y no privado. Si a ello le unimos que estos nuevos caciques cuenta con unos medios de comu­nicación que para sí hubieran querido aquellos caciques liberales, ha bastado para que en nuestra querida Andalucía la alterna­tiva política haya brillado por su ausencia, momento que ha sido aprovechado por políticos sin escrúpulos -los nuevos amos­- para beneficiarse de la situación.

El caciquismo de los siglos XIX Y XX pudiera ser hasta comprensible dada la épo­ca, pero el que hoy día se siga manteniendo el mismo clientelismo es algo tan anacró­nico que sólo tiene cabida en la mente y en el bolsillo de sus promotores. ¿Dónde está aquel espíritu revolucionario que impregnaba a la izquierda española en los albores de nuestra democracia? ¿Qué nos queda de aquella izquierda idealista que pretendía acabar con un sistema dictatorial para implantar un estado democrático y social? ¿Qué queda de aquella izquierda soñadora que pretendía acabar con la corrupción en la Administración del Estado? Incomprensiblemente, ahora resulta que aquellos revolucionarios de entonces son los "nuevos caciques" de ahora, los mismos dan vigencia a la frase de Vázquez Montalbán "Contra Franco vivíamos mejor".

Partidos como el PSOE o el Partido Comu­nista -hoy día inmerso en esa coalición mal

llamada Izquierda Unida y que nadie sabe muy bien cuáles son sus fines -otrora firmes defensores de los valores democráticos y de los intereses de los trabajadores, hoy día son el mejor caldo de cultivo para que tanto sus dirigentes como los limpiahombreras que los rodean estén haciendo su "agosto" a costa del bolsillo de los ciudadanos. Paradó­jicamente, estos revolucionarios de entonces llevan décadas enteras anclados en el poder "defendiendo" lo intereses de los trabajadores, pero, eso sí, sin trabajar y con unas remuneraciones a costa del ciudadano que para sí quisieran esos trabajadores a los que dicen defender. Si a esto le unimos unos partidos opositores incapaces de hacer ver al electorado -quizás porque comparten los mismos objetivos que aquellos-el fraude electoral y económico del que están siendo objeto, el resultado no puede ser más despe­ranzador.

Como no podía ser de otra manera nuestro municipio no ha sido una excepción sino un

claro ejemplo de todo lo contrario. Durante estos casi treinta años de "democracia muni­cipal" hemos visto cómo personas, no ya los propios dirigentes, sino militantes, simpati­zantes o, simplemente, afines al PSOE (o a sus jefes locales) se han visto favorecidas en todos los ámbitos, algunas de ellas, incluso, incrementando su patrimonio hasta límites insospechados gracias a una política munici­pal desde todo punto de vista irresponsable consecuencia de una forma de gobierno que piensa más en el voto que les mantiene en el poder que en los intereses generales de los ciudadanos.

Resulta ya incluso hastioso hablar de nombres concretos de nuestra vida munici­pal que a lo largo de nuestra reciente vida democrática han utilizado al Ayuntamiento u otras instituciones similares tanto para su propia promoción como para la de sus alle­gados.

La política es el único refugio que le queda al inepto para conseguir su promoción, preci­samente por el rechazo que en el mercado laboral provoca esta ineptitud. Por ello, cuando un inepto entra en política obvia­mente lo hace con la única pretensión de sacar provecho, bien sea económicamente, bien sea socialmente o, lo que es más común, de ambas cosas a la vez.

Pero esa ineptitud no resulta gratuita a la ciudadanía sino todo lo contrario. Día tras día se vienen sucediendo determinados asuntos municipales que ponen a los ciuda­danos en la tesitura de decidir si la ineptitud política es sinónima de corrupción, si la corrupción política es una consecuencia directa de esta ineptitud o, simplemente, si la ineptitud es la consecuencia directa de la miopía política que sufren estos ineptos.

Recientemente ha vuelto a salir a relucir el famoso tema de la "plaza" de la Puerta Granada, una de las mayores cacicadas del gobierno de Tomás Delgado, que se intentó remediar en la medida de lo posible en la legislatura anterior y que ahora vuelve atener continuidad, como no podía ser de otra manera, tras la prolongación tomasista del Ayuntamiento, encarnada ?propiamente dicho-en la actual alcaldesa Encarnación Ortiz. Desde el punto de vista arquitectónico esta "plaza" no es más que un cajón de cemento que rompe con cualquier planteamiento urbanístico medianamente admisible.  Desde el punto de vista económico, y de prosperarla reclamación llevada a cabo por la empresa adjudicataria de su construcción, este "cajón de cemento" de mil trescientos metros cuadrados al final le costará a las arcas municipales nada menos que la nada despreciable suma de dos millones de euros, es decir, más de trescientos cincuenta millones de las antiguas pesetas. Un claro ejemplo de cómo hoy día se sigue llevando a efecto la compra de votos por estos nuevos caciques mediante la manipulación y la demagogia y, sobre todo, con el despilfarro de las arcas municipales. Lo que sí hay que reconocer a estos ineptos políticos es que han sabido desviar la cuestión de fondo, es decir, que la opinión de los ciudadanos debata sobre el binomio de "plaza sí o plaza no" en lugar de que se discuta sobre qué turbios negocios llevaron al Ayuntamiento de entonces a permutar este solar sin salida comercial alguna por otro situado en un sitio privilegiado como es el Llano de la Sardina y con unos costes adi­cionales de trescientos mil euros.


313 Veces vista.


NOTICIAS

CRÍTICA MUNICIPAL (54)

CULTURA (201)

DEPORTES (140)

GENERAL (9)

GESTIÓN PÚBLICA (315)

HISTORIA (15)

LITERATURA (3)

NOTICIAS LOCALES (515)

OPINIÓN (30)

PERSONAS (77)

POLÍTICA LOCAL (82)

RELIGIOSIDAD POPULAR (32)

SUCESOS (200)

TOROS (41)


TODAS LAS NOTICIAS

BUSCADOR DE NOTICIAS


Libro de
Visitas





[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007