INICIO
 CURRÍCULO  
 NOTAS BIOGRÁFICAS  
 CRONISTA OFICIAL  
 ARTÍCULOS  
 LIBROS  
 FOTOTECA  
 ADARVE FOTOGRÁFICO  
 ENVÍA TUS FOTOS 
 VÍDEOS 
 NOTICIAS DE PRIEGO 
 ENLÁCENOS 
 LIBRO DE VISITAS 
 BLOG 

 

11.07. LA CRUZ DE EL CAÑUELO: CUANDO SE DESBORDA EL VASO

 




1013796 Visitas
desde el 1 de mayo 2007

CULTURA
Libros


MENORCA Y PEDRO ALCALÁ-ZAMORA ESTREMERA. (Por Rafael Osuna Luque. "Adarve", número 800, 1 de octubre de 2009., página 21.
07-10-2009

Portada del libro "Menorca y Pedro Alcalá-Zamora Estremera" de Enrique Alcalá
Portada del libro "Menorca y Pedro Alcalá-Zamora Estremera" de Enrique Alcalá

                Aunque Enrique Alcalá se jubiló prematura­mente y no imparte clase desde hace varios años, no ha dejado la actividad laboral y está publicando tal cantidad de libros sobre la Historia y la cultura general de Priego, que no podemos más que sorprendemos y, por supuesto, felicitamos. Con tesón y sacrificio está realizando una gran labor para que las generaciones futuras conozcan nuestro pasado y nuestra cultura. Lograr tan noble objetivo requiere -además de las condiciones obvias de inteligencia y capacidad-voluntad férrea y disciplina espartana. Condiciones y sacrificios que son excepcionales en la etapa, para muchos, más contemplativa de la vida. Si él rechaza la pasividad y ha hecho del trabajo un apostolado, entonces, su caso resulta especial y merece reconocimiento y aplauso. Pero si, además, tenemos en cuenta el altruismo con el que lo hace, entonces, hay que decir que todo ello merece una reflexión, pues considero que actitudes así no deberían estar desamparadas. Él paga de su bolsillo los gastos de las ediciones digitales y después distribuye gratuitamente sus publicaciones entre amistades y conocidos. Todos esos trabajos tienen un gran valor y su generosi­dad merece mayor preocupación institucio­nal. Considero que debería facilitarse que estos trabajos de temática prieguense tuvieran mayor difusión y mayor presencia en los ámbitos culturales de todo tipo.

                      Tras lo dicho, que era obligado, pasamos al último libro que ha publicado Enrique Alcalá. Una publicación que se hace en el formato tradicional y que ha sido editada por el Institut Menorquí d' Estudis y patrocinada por el Consell Insular de Menorca. Un hecho, ciertamente curioso, que merece una explica­ción. Resulta que nuestro ilustre paisano, Pedro Alcalá-Zamora Estremera, protagonista del libro, estuvo durante algún tiempo en la ciudad menorquina de Mahón y desde allí escribió una serie de crónicas periodísticas para el Diario de Córdoba. Enrique Alcalá recopiló ese material, realizó una biografía sobre el personaje y aprovechó un viaje a la isla para entrevistarse con las autoridades y proponerles la edición del trabajo. El proyecto fue aceptado y este libro es el resultado de una feliz iniciativa y de unas vacaciones inol­vidables.

Las 268 páginas del libro se distribuyen en dos partes muy bien diferenciadas. En la primera, se expone la biografía de Pedro Alcalá-Zamora Estremera (1858-1912) y, en la segunda, se recopilan las crónicas que envió para su publicación. Aunque se trata de artí­culos bien escritos, algunos con referencias a asuntos cordobeses de interés, no niego que mi atención se ha centrado en los aspectos biográficos del protagonista. Dice el autor -y no exagera-que la vida de Pedro Alcalá­Zamora: "Es una verdadera novela romántica, digna de la pluma de un Pérez Galdós, de un Zola o Dumas". Y si al lector le sucede lo que a mí, que no conocía nada del personaje, es seguro que disfrutará con su descubrimiento. Heredó una gran fortuna, pero no supo con­servarla y, durante su etapa de bohemia, la despilfarró sin mesura ni razón. Se dio cuenta de su error y rectificó, pero ya era tarde y tuvo que asumir las consecuencias.

                        Miembro de la importante familia de los Alcalá-Zamora, fue hijo del senador y varias veces diputado José Alcalá-Zamora y Franco, y tuvo la desgracia de que a los diecisiete años de edad se encontró huérfano. Era rico pero estaba solo en la vida. A los treinta lo seguía estando pero ya le faltaban los 2 millones de reales en los que se había valorado su patri­monio. Por ello, quien vivió con el boato de un príncipe en Paris, Roma, Venecia y Egipto, y mantenía correspondencia con Carlos de Borbón, acabó transportando maletas en la estación del ferrocarril de Madrid.

                      Cuando murió en Priego a la edad de 53 años, seguía solo y su herencia fue una vieja máquina de escribir, la que le había propor­cionado el sustento en la etapa más razona­ble de su vida. Pues al final sus gastos los pagaba con lo que recibía por los artículos periodísticos que escribía. En ellos reflejó una amplia cultura, en parte, debida a lo viajado y vivido y, en parte, a lo leído y estudiado.

          Pero no sólo escribió para la prensa. En su extensa obra están, por un lado, los artículos publicados en los periódicos y revistas de Madrid y Córdoba, y, por otro, las numerosas publicaciones en prosa y en verso, la traduc­ción de artículos y novelas, y los libros de pro­ducción propia. Según nos indica Enrique Alcalá, fue autor de nueve libros, entre los cuales es obligado señalar el "Diccionario francés-español y español-francés" que publi­có la editorial Sopena en el año 1912 y que aún se utilizaba en los centros de educativos a mediados del siglo XX. Tras el cierre del periódico que llegó a dirigir en Córdoba y después de no conseguir empleo estable en la prensa de Jaén, se marchó al puerto de Mahón para tomar posesión de un trabajo de intérprete y traductor. Por ello, entre los años 1906 Y 1910, desde esta ciudad, escribió para el Diario de Córdoba los treinta artículos que se recopilan en la segunda parte de este libro. En ellos hace gala de un rico lenguaje y de un ameno estilo literario, que gusta aderezar -quizá con excesiva frecuencia­ con frases latinas, francesas, italianas e in­glesas. Son crónicas en las que narra la vida tranquila de una ciudad de corto vecindario, en la que las fiestas y las verbenas no le hacen olvidar a su añorada ciudad de Córdoba. Otras  veces, hace reflexiones y comentarios sobre los asuntos más diversos: la generalización de las blasfemias, la absurda costumbre de recurrir a los duelos para dirimir las diferencias, la avaricia de los hombres ante el oro y el dinero o el intento de algunos por llegar en globo hasta el Polo Norte.

Desde luego impresiona la vida del personaje que nos ha hecho conocer Enrique Alcalá. Pa­ra este lector, Pedro Alcalá-Zamora no sólo ha sido un personaje curioso e interesante, tam­bién un ser humano desgraciado. Víctima de la inmadurez y del desamor nunca pudo romper el lazo que le unía a Priego, una ciudad a la regresó al final de sus días con la esperanza de encontrar el cariño y el equili­brio que el destino un día le robó.

Según afirma Enrique Alcalá, este libro contiene una mínima parte del trabajo que tiene realizado sobre este novelesco personaje. Nos parece que seria de interés general conocer pronto todo lo que resta de su contenido.

 

TÍTULO: Menorca y Pedro Alcalá-Zamora Estremera.

AUTOR: Enrique Alcalá Ortiz

EDICIÓN: Institut Menorqui d?Estudis.

FORMATO: 15 x 18 cms.

NÚMERO DE PÁGINAS: 268 páginas.


366 Veces vista.


NOTICIAS

CRÍTICA MUNICIPAL (54)

CULTURA (201)

DEPORTES (140)

GENERAL (9)

GESTIÓN PÚBLICA (315)

HISTORIA (15)

LITERATURA (3)

NOTICIAS LOCALES (515)

OPINIÓN (30)

PERSONAS (77)

POLÍTICA LOCAL (82)

RELIGIOSIDAD POPULAR (32)

SUCESOS (200)

TOROS (41)


TODAS LAS NOTICIAS

BUSCADOR DE NOTICIAS


Libro de
Visitas





[INICIO] | [CURRÍCULO] | [BIOGRAFÍA] | [CRONISTA OFICIAL] | [ARTÍCULOS] | [LIBROS] | [FOTOTECA] | [ADARVE FOTOGRÁFICO]
[ENLÁCENOS] | [LIBRO DE VISITAS] | [ENVÍA TUS FOTOS] | [BLOG]


Diseño Web: © dEle2007